Santo Domingo, Xinhua. El gobierno de República Dominicana lanzó este miércoles un ambicioso plan de seguridad ciudadana para hacer frente a la delincuencia y que establece entre otras acciones el aumento al doble del número actual de efectivos policiales en cuatro años y la instalación de unas 2.000 cámaras de vigilancia pública en las grandes ciudades.

El programa también contempla la incorporación de 300 agentes de tránsito para mejorar el patrullaje de las carreteras de todo el país, y la aplicación de un Plan Especial de Acción Inmediata, en áreas identificadas por su mayor vulnerabilidad, donde habita el 53% de la población y se registra el 64% de los delitos y crímenes del país.

"Dominicanos, este proyecto que hoy ponemos en marcha es un gran reto, probablemente uno de los más grande que afrontamos", dijo el presidente dominicano, Danilo Medina, durante la presentación del proyecto realizada en un acto en el Palacio Nacional, sede del Ejecutivo.

Medina exhortó a la sociedad dominicana a que se integre con entusiasmo para que contribuya al éxito del Plan Nacional de Seguridad Ciudadana, y dio garantías de que los delincuentes y criminales "no tomarán las calles, plazas y parques en ningún punto de República Dominicana".

Con un cuerpo de policía de cerca de 30.000 efectivos, República Dominicana enfrenta desde el año pasado una nueva espiral de violencia causada por la delincuencia común y el crimen organizado.

Además, el país sigue siendo usado como puente para el tráfico de drogas que llega de América del Sur y es enviada a Europa y Estados Unidos.

El presidente dominicano ya había anunciado el mes pasado la elaboración de un plan de seguridad ciudadana al rendir cuentas de sus primeros seis meses de gestión ante la Asamblea Nacional, con motivo del 169 aniversario de la independencia nacional.

Medina aseguró entonces que compartía la preocupación de la ciudadanía con respecto al problema y reconoció el fracaso de planes anteriores, pero expresó su confianza en que la nueva iniciativa se convertirá en una política de Estado ya que atacará de forma simultánea la delincuencia y sus causas profundas.

La presentación del plan estuvo a cargo hoy del ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, del titular de la cartera de Interior y Policía, José Fadul, y del procurador general Francisco Domínguez Brito.

Entre otras medidas, los funcionarios anunciaron reformas en la Policía Nacional, mejoras en los sueldos de los agentes del orden y "castigo ejemplar" para los oficiales y subalternos corruptos.