Bogotá. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, inició este lunes una nueva era de sus relaciones con la justicia para restablecer la armonía de poderes después de los continuos enfrentamientos y choques de su antecesor Álvaro Uribe con las cortes y los magistrados.

En su primer acto oficial de Gobierno en la semana laboral, Santos se reunió con los presidentes de las altas cortes a quienes les reiteró su intención de concertar una reforma a la justicia y de mantener unas relaciones de armonía como lo anunció este sábado en su discurso de posesión.

"Se inicia el restablecimiento pleno de las relaciones entre la rama ejecutiva del poder público y la jurisdicción. A partir de hoy iniciaremos la concertación de lo que será el alcance de la reforma a la justicia colombiana", dijo el ministro del Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras.

El funcionario calificó la reunión con los presidentes de las cortes y los magistrados como cordial y respetuosa.

Uribe, quien entregó el sábado la presidencia a Santos después de dos períodos consecutivos de Gobierno, mantuvo unas tensas relaciones con las cortes y los magistrados.

En varias ocasiones el ex presidente cuestionó las decisiones de la justicia e incluso cuestionó y demandó a magistrados.

"A partir de ahora las relaciones estarán enmarcadas en el mayor de los respetos y de las consideraciones. Nunca más escucharán a ningún funcionario del gobierno controvertir decisiones jurisdiccionales más allá de las instancias procesales a que haya lugar, nunca se va a repetir lo que ha acontecido en estos meses", afirmó Vargas Lleras.

También anunció que retirará del Congreso un proyecto de ley que presentó el anterior Gobierno para que el fiscal general sea elegido por el presidente, lo que desató críticas y reparos.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Jaime Arrubla, resaltó la importancia para el país y la justicia del encuentro con Santos y dijo que se inicia una nueva era de las relaciones.

"Es un mensaje con un contenido esencial porque significa nada más ni menos que la administración de justicia vuelve a ser el centro de las políticas públicas de un país", afirmó el magistrado en una conferencia de prensa.

Arrubla dijo que sin justicia no habrá paz, desarrollo ni competitividad en Colombia.

El magistrado se declaró a favor de concertar una reforma con el Gobierno para tener una justicia de mayor calidad y eficiencia.