Johanesburgo. Un poderoso líder sindical de Sudáfrica amenazó este domingo con quitar su apoyo al partido Congreso Nacional Africano del presidente Jacob Zuma, poniendo en riesgo una alianza de larga data bajo la presión de una huelga de casi tres semanas.

Aumentando las tensiones, un sindicato que representa a fabricantes de neumáticos anunció una paralización en demanda de mejores sueldos a partir del lunes. Miles de miembros sindicalizados de las fuerzas armadas también evalúan una huelga.

La paralización de este mes, de cerca de 1,3 millones de trabajadores estatales, ha sido uno de los mayores desafíos para Zuma desde que llegó al cargo. Los sindicatos quieren que el futuro político del presidente dependa de la actividad laboral.

"No volveremos a cometer el error de darle nuestro voto a carniceros políticos", dijo el secretario general del principal grupo laboral del país, el Congreso de Sindicatos Sudafricanos (Cosatu), Zwelinzima Vavi, durante un acto.

Cosatu ayudó a Zuma a lograr la presidencia y su apoyo es fundamental si quiere ser reelecto. Amenazó con ampliar la huelga de los trabajadores la semana próxima a todos sus sindicatos miembros, cerca de 2 millones de trabajadores.

El sindicato ha dicho que podría ir a una huelga indefinida, lo que dañaría a industrias como la de la minería, que genera entre un 5 y un 6 por ciento del PIB.

Analistas esperan que el gobierno, que normalmente cede a las demandas de los trabajadores, lleguen pronto a un acuerdo y que se preocupen posteriormente del daño al gasto del Estado.

"No me sorprendería que hubiera una resolución a finales de semana (próxima)", dijo el analista laboral Tony Healy en entrevista con Talk Radio 702.

Una ampliación de la huelga aumentaría el temor por el crecimiento del país. La economía se desaceleró más de lo esperado en el segundo trimestre de este año por la contracción de la minería y debido a que las manufacturas aumentaron a un ritmo menor.

El gobierno ha dicho que no puede asumir el alza de 8,6% en los sueldos que demandan los trabajadores y de 1.000 rands l mes (US$135,8) en subvenciones a la vivienda. Ha ofrecido un 7 por ciento y 700 rands.