Washington. El Gobierno del presidente Donald Trump pondrá fin a la protección temporal a los inmigrantes hondureños que llegaron al país, lo que abre la opción a deportar a unas 57.000 personas, de acuerdo a reportes de prensa.

Esta es una nueva decisión del Gobierno de Trump de poner fin al estatus de protección temporal garantizado a inmigrantes tras desastres naturales o conflictos violentos que impedirían que vuelvan a su país sin inconvenientes.

En un comunicado, la cancillería hondureña aseguró que el gobierno de Honduras "lamenta profundamente la cancelación del programa TPS que hoy afecta a más de 44.000 compatriotas y a muchos miles más de otros países a los que se les ha cancelado este beneficio anteriormente".

El gobierno hondureño agregó que "han demostrado que son personas de bien, que se han integrado a la vida norteamericana, adoptando sus costumbres y tradiciones, y contribuyendo de manera significativa a la economía y sociedad de ese país, mantenido una excelente conducta, trabajando arduamente y siendo respetuosos de las leyes".

El gobierno hondureño informó que continuará la gestión en la búsqueda de una reforma migratoria integral que permita durante los próximos 18 meses alcanzar una regularización permanente.

La secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen M. Nielsen, determinó el fin de la designación de Estatus de Protección Temporal para Honduras de conformidad con la Ley de Inmigración y Nacionalidad.

De acuerdo con Nielsen, para que esta medida permita una transición ordenada se retrasó la fecha de vigencia de la terminación por 18 meses, por lo que finalizará el 5 de enero de 2020.

La cancillería hondureña afirmó que "reconoce y agradece la solidaridad del gobierno y pueblo de Estados Unidos de América por haber acogido a más de 100.000 compatriotas bajo el TPS durante dos décadas, en consecuencia de la devastación del huracán Mitch (octubre de 1998) y por las ampliaciones otorgadas hasta esta fecha".

El documento añadió que los hondureños que queden fuera del TPS serán bienvenidos en su patria, "donde se les recibirá con los brazos abiertos, comprometiéndose a facilitar su proceso de retorno así como su reinserción integral a la sociedad".

Además, el gobierno hondureño informó que continuará la gestión en la búsqueda de una reforma migratoria integral que permita durante los próximos 18 meses alcanzar una regularización permanente de los hondureños amparados bajo ese estatus de protección.

*Con información de Reuters y Xinhua.