México. El gobierno del estado mexicano de Veracruz anunció la creación de dos organismos de atención a víctimas de la delincuencia y de protección a periodistas, en respuesta a los asesinatos de cuatro reporteros, ocurridos en la última semana.

El gobernador Javier Duarte remarcó que la medida constituye "una respuesta a los tiempos inéditos que se viven y que obligan a tomar decisiones y acciones contundentes, eficaces, que incorporen activamente a la sociedad".

Para Duarte, "garantizar el libre ejercicio del periodismo, dar certeza y tranquilidad a los periodistas es una obligación y compromiso" de su administración, "y atender a quienes sufrieron la delincuencia, un deber y una convicción" de su equipo.

El gobernador indicó que para poner en marcha las iniciativas su administración contactó a directivos de medios de comunicación, representantes de la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales y expertos en el tema, reseñó la agencia DPA.

En la ciudad de Xalapa, el sábado pasado fue encontrada muerta en su casa la corresponsal de la revista "Proceso" Regina Martínez, aparentemente estrangulada, y el jueves último, Día Mundial de la Prensa, se hallaron los cuerpos desmembrados y con señales de tortura de los reporteros gráficos Guillermo Luna Varela, Gabriel Huge y Esteban Rodríguez, este último retirado del oficio desde agosto del año anterior, al parecer por amenazas que recibió.

Junto a los fotógrafos fue asesinada la novia de Luna, quien trabajaba para el departamento de ventas del diario "El Dictamen".

Los cuatro periodistas habían hecho trabajos sobre la situación de violencia que atraviesa México, e investigado sobre los nexos de políticos con organizaciones ilegales.

La muerte de los comunicadores fue condenada ayer por el presidente Felipe Calderón, quien aseguró que está al tanto de la permanente comunicación que instruyó sostener al secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, con el gobernador Duarte, para fortalecer la colaboración entre los órdenes de gobierno para mejorar las condiciones de seguridad en esa entidad.

Por su parte, la organización Amnistía Internacional advirtió que los tres reporteros gráficos asesinados estaban en una lista que circuló el año pasado con una amenaza, y responsabilizó al gobierno por la falta de protección.

"A pesar de estar informadas de esta situación las autoridades estatales no tomaron medidas para asegurar la protección de los periodistas en riesgo, varios de los cuales se vieron obligados a salir del estado por motivos de seguridad", señaló Amnistía en un comunicado.