El ministro del Interior del Paraguay encabeza el grupo enviado por el gobierno para negociar con los campesinos que invaden la tierra de los aché, en Canindeyú. La propuesta es que los labriegos se retiren inmediatamente para discutir sobre planes de apoyo.

El inicio de la negociación -previsto inicialmente para las 10 hrs- se retrasó debido a que se aguardaba la llegada del ministro Carmelo Caballero, quien llegó a las 10:40, acompañado del comandante de la Policía, Aldo Pastore, y el jefe de Orden y Seguridad, Carlos Aguilera.

Antes de iniciar la nueva jornada de diálogo con los invasores, el secretario de Estado adelantó que la propuesta a ser acercada es que el grupo desocupe el lugar para iniciar los planes para satisfacer las necesidades de los labriegos.

“Queremos que se retiren pacíficamente”, manifestó ante varios medios, al tiempo de recordar que la policía está lista para actuar, en caso de no lograrse un acuerdo.

Por su parte, los nativos se encuentran al otro extremo de la propiedad en disputa, en espera del resultado de la mesa de diálogo, de la cual no participan.

Los nativos se encuentran en pie de guerra y armados con arcos y flechas, listos para enfrentarse a los carperos, en caso de que el gobierno no consiga una salida pacífica

Unos 600 “flecheros” realizaron prácticas de tiro este viernes, a fin de ultimar detalles para el eventual encuentro con los campesinos, varios de ellos armados con escopetas.