Tegucigalpa. El gobierno de Honduras llamó de nuevo a los maestros a retornar a las aulas de clases y advirtió que quienes no se hayan presentado a laborar a más tardar el 6 de abril del año en curso serán castigados con un "despido justificado".

En un comunicado emitido en Casa Presidencial, el presidente Porfirio Lobo notificó a los docentes que se mantienen en firme las disposiciones decretadas en las últimas horas orientadas a garantizar la presencia de los docentes en las aulas de clases.

El documento establece que "los maestros que no se presenten a laborar a partir del próximo lunes 4 de abril de 2011 serán suspendidos sin goce de sueldo por un año".

En el siguiente renglón, el documento advierte que "aquellos maestros y maestras que no se presenten a laborar a partir del día miércoles 6 de abril del año 2011, el gobierno de la República procederá a ejercer la penosa acción de despido justificado que le faculta la resolución administrativa que ya ha declarado como ilegal esta suspensión colectiva de trabajo de los y las docentes del sistema educativo público nacional".

Las disposiciones del gobierno comenzaron a ser aplicadas el pasado 28 de marzo a todos aquellos profesores que no se presentaron a laborar, en quienes recae una suspensión sin goce de sueldo por dos meses calendario.

Los profesores que no se hayan presentado a clases al miércoles 30 de marzo tendrán una suspensión sin goce de sueldo por seis meses calendario, mientras que todos aquellos maestros que insistan en no asistir a los centros el lunes 4 de abril serán sancionados con una suspensión de un año sin goce de sueldo.

"Pedimos no castigar a las familias privándolas del derecho de tener una educación de calidad para los niños, niñas y jóvenes hondureños, así como no seguir interrumpiendo el derecho de los niños y niñas a recibir los programas sociales que se distribuyen a través de los centros escolares, como ser la merienda escolar, el vaso de leche, el bono 10 mil y otros", dijo el gobierno.

Las acciones de protesta de los maestros continuaron ayer con una marcha, seguida de una asamblea informativa.

Los docentes que han permanecido las últimas tres semanas fuera de las aulas de clases se reunieron a eso de las 10:00 de la mañana en las cercanías del Instituto de Previsión del Magisterio (Inprema) y luego se trasladaron hasta el gimnasio del Instituto España Jesús Milla Selva.

Se estima que el grupo de manifestantes fue de mil personas, entre ellos había maestros, estudiantes y zelayistas. Trascendió que la base del sector magisterial quiere regresar a las aulas de clases, porque la mayoría de profesores no desea perder su trabajo.

Según una maestra de una escuela de Comayagüela, los maestros que participan en las manifestaciones "son los mismos de siempre y la mayoría se queda durmiendo en sus casas, por lo que no vale la pena perder el empleo".