Tegucigalpa. Después que el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) pidió a la Organización de Estados Americanos (OEA) que se readmita a Honduras en el organismo, hay optimismo en el gobierno de Porfirio Lobo sobre la posibilidad de volver a integrar la entidad.

El canciller Mario Canahuati señaló que el país cuenta con el apoyo de al menos 24 naciones para retornar a la OEA, organización de la cual fue suspendida tras el golpe de Estado contra el ex presidente Manuel Zelaya.

Tras la cumbre del SICA, Canahuati señaló que “hemos pasado dos días de arduo trabajo, con logros extraordinarios para el gobierno del presidente Porfirio Lobo y lógicamente para el pueblo hondureño".

El próximo 30 de julio se reunirán la Asamblea General de la OEA para analizar la situación de Honduras.

En esa cita una comisión presentará un informe sobre la situación actual del país centroamericano, señaló El Heraldo.

En la oportunidad, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, presentará la petición que hizo Sica de readmitir a Honduras.

La declaración conjunta fue firmada este martes por todos los países miembros de la entidad centroamericana, excepto Nicaragua.

Sobre la petición, Insulza señaló que "ciertamente es un factor que los países van a considerar positivamente".

Sin embargo, hay inquietud en Honduras sobre la oposición que podría representar la Unasur en la OEA a su regreso al organismo.

En el seno del SICA, el presidente de Nicaragua, mantiene su rechazo hacia el gobierno de Lobo. "Algunos gobiernos, no los pueblos, dicen tranquilamente que ellos ya decidieron integrar a Honduras al Sica, eso es un absurdo, una ridiculez porque este organismo tiene sus normas y ahí tiene que haber consenso, unanimidad", indicó.

A ello, Porfirio Lobo respondió que "el presidente Ortega a veces dice... pero hablamos con frecuencia, en el fondo sé que en su corazón quiere que todos estemos unidos los centroamericanos y vamos a estar juntos todos los centroamericanos".