México. El gobierno mexicano anunció este martes una nueva estrategia de seguridad en el estado de Tamaulipas, fronterizo con EE.UU., que prevé una mayor presencia de las fuerzas federales en una región muy golpeada por el crimen organizado.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, encabezó este martes una reunión en Reynosa del gabinete de seguridad en la que también participará el gobernador de Tamaulipas, Egidio Torre Cantú, informaron a Efe fuentes de la cartera de Interior.

Tras el encuentro, que se prevé largo, Osorio Chong anunciará las medidas acordadas para hacer frente a la escalada de violencia registrada en las últimas semanas en ese estado del noreste de México.

El titular de Gobernación adelantó la semana pasada que el nuevo plan incluye la división del estado en tres regiones (centro, norte y sur) y la participación de las entidades vecinas en el reforzamiento de sus límites con Tamaulipas.

El domingo pasado más de 3.000 ciudadanos vestidos de blanco salieron a las calles de Tampico para exigir a las autoridades una estrategia más eficaz contra la violencia.

El portavoz del Gobierno de este estado, Guillermo Martínez, pidió hoy el apoyo decidido de las autoridades federales, tras reconocer, en declaraciones a Radio Fórmula, que han vivido "días muy complicados" y que "no hay Gobierno estatal que pueda con una problemática estas dimensiones".

Tamaulipas es desde hace años uno de los estados más violentos del país por la constante disputa de las organizaciones criminales del territorio para el trasiego de drogas a EE.UU., pero en las últimas semanas se han disparado los enfrentamientos.

Las autoridades han atribuido la escalada de violencia a la disputa entre el cártel del Golfo y los Zetas originada por la detención de varios de sus líderes en la región.

El domingo pasado más de 3.000 ciudadanos vestidos de blanco salieron a las calles de Tampico para exigir a las autoridades una estrategia más eficaz contra la violencia.

Uno de los promotores de la marcha, Eduardo Cantú, declaró hoy a la emisora MVS que por primera vez en Tamaulipas la ciudadanía venció el miedo y se sumó a la manifestación para exigir el cumplimiento de su derecho a "vivir en paz".

Destacó que Tamaulipas "es un estado muy complejo" con una problemática muy distinta al estado de Michoacán, donde las fuerzas federales asumieron en enero pasado el control de la seguridad de gran parte de esa región para hacer frente a la violencia.

"Tenemos 17 cruces fronterizos, eso te habla de la magnitud de intereses que hay en el estado por estas organizaciones (criminales) porque es una área muy estratégica para su negocio", afirmó Cantú.