París. México respondió este viernes a las críticas del gobierno francés al dictamen de una corte del país latinoamericano que mantendrá a una mujer francesa en la cárcel por cargos de secuestro.

El ministerio de Relaciones Exteriores de México rechazó las declaraciones de la canciller francesa, Michele Alliot-Marie, de que la sentencia sobre Florence Cassez constituía una "negación de justicia" y dijo que lamentaba que sus dichos pudieran dañar las relaciones.

"El ministerio de Relaciones Exteriores mexicano (...) lamenta profundamente que la ministra Michele Alliot-Marie considere que las relaciones entre nuestros países puedan verse afectadas por este caso estrictamente judicial", dijo la embajada mexicana en Francia en un comunicado.

Cassez, de 36 años, fue arrestada en 2005 con su novio mexicano en una redada policial en un rancho cerca de la Ciudad de México donde tres personas, incluyendo una joven niña, estaban secuestradas.

La mujer francesa cumplió cinco años presa de una sentencia de cárcel de 60 años. Un tribunal mexicano rechazó este jueves una apelación que podría haber permitido su liberación y regreso a Francia, donde sus seguidores dicen que es víctima de un sistema judicial corrupto.

Alliot-Marie solicitó una reunión con el embajador mexicano en Francia este viernes, luego de advertir este jueves que el rechazo de la apelación podía afectar las relaciones bilaterales.

El gobierno mexicano, que dijo desde un principio que no podía interferir en decisiones judiciales, destacó que Cassez fue apoyada por abogados y por el Consulado francés durante su juicio.

"En estas condiciones, el ministerio rechaza la acusación de negación de justicia", sostuvo la embajada.

Cassez, cuyo caso fue abordado por el presidente Nicolas Sarkozy cuando visitó México en 2009, dice que no sabía que su novio de aquel momento, Israel Vallarta, tenía rehenes en los terrenos de la casa donde estaban viviendo.

Alliot-Marie dijo al canal France 2 este viernes que estaba preocupada por el proceso judicial que involucra a Cassez.

"Las condiciones en las cuales se tomó esta decisión no se corresponden con un país donde rige el imperio de la ley", sostuvo, repitiendo que habrá "obvias consecuencias" para las relaciones entre ambos países.

El comercio entre Francia y México es limitado, pero el país latinoamericano es un destino popular para los turistas franceses y ambas naciones están trabajando de cerca este año en temas financieros globales, antes de que París ceda el bastón presidencial del G20 a México en noviembre.