Ciudad de México.Una categórica respuesta emitió el gobierno de Felipe Calderón a la ONU que antes había solicitado a México que acelere las pesquisas con respecto a los crímenes a indocumentados.

Mediante un comunicado la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana señaló que "el principio de responsabilidad compartida debe aplicarse no sólo entre gobiernos sino también entre éstos y las organizaciones internacionales".

Añade que el gobierno ha invertido "cuantiosos recursos" a fin de aclarar estos crímenes ocurridos en diciembre cuando fueron secuestrados unos 40 inmigrantes.

La autoridad también aclaró -señala agencia Infobae- que alista "una nueva ley migratoria que garantice los derechos humanos".

La alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, solicitó al gobierno mexicano que acelere los procesos y además advirtió sobre la vulnerabalidad de los indocumentados.