El ministro de la Presidencia de Panamá, Roberto Henríquez, pidió tranquilidad y cordura para que cesen los actos violentos en la norteña provincia panameña de Colón.

La violencia se desató luego de que el presidente panameño Ricardo Martinelli sancionara una polémica ley que propuso y que permite la venta de terrenos en la Zona Libre de Colón (ZLC), en el Atlántico.

El funcionario dijo que iba a sostener conversaciones con diferentes sectores de la provincia de Colón, entre ellos con el representante de la iglesia católica monseñor Audilio Aguilar, este domingo.

Henríquez aseguró, según informó la Secretaría de Comunicación del Estado, que es preciso deponer actitudes, y al considerar que es importante llegar a un acuerdo entre las partes.

El ministro hizo el llamado luego de una reunión que sostuvo este sábado con otros ministros y para analizar la situación. Igualmente se reunió con autoridades provinciales de Colón, como el alcalde Dámaso García, y el gerente de la ZLC, Leopoldo Benedetti.

Un niño de 10 años muerto, ocho heridos -cuatro policías y cuatro ciudadanos- y cinco policías con lesiones por golpes con objetos contundentes fue el saldo que habían dado las autoridades panameñas tras los desórdenes en medio de protestas cuestionando la referida ley, y que había sido aprobada en la Asamblea y sancionada ayer mismo por Marttinelli.

Según el gobierno, la venta dará acceso a fondos por el orden de los US$390 millones, incluyendo el impuesto de bienes inmuebles, y que podrán ser manejados por los colonenses a través de un fidecomiso.

Los críticos consideran innecesaria la iniciativa, diciendo que la ZLC reporta ya beneficios millonarios al año tan sólo en alquileres que pagan las empresas, y que son más de 1.600.

La Alcaldía de Colón dispuso entretanto este viernes en la tarde (local) de una medida de toque de queda, como prevención para mantener el orden en la ciudad. Según el alcalde de la ciudad, la medida se tomó ante los actos vandálicos protagonizados por grupos delictivos.

El Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Sociales y Civiles de Panamá (Fenadeso) anunció por su parte este viernes acciones para reclamar la derogatoria del proyecto aprobado y que permite la venta de lo terrenos de la ZLC.