Madrid. El gobierno de Paraguay está "expectante" por conocer si afectan a ese país los datos encontrados en el ordenador del ex jefe militar de las FARC, ‘Mono Jojoy', afirmó el ministro paraguayo del Interior, Rafael Filizzola.

"Hasta este momento, no nos han señalado nada (las autoridades colombianas). Estamos, de todas maneras, expectantes", declaró Filizzola en Madrid, donde asistió a un foro de debate latinoamericano.

El ministro, que se reunió con el ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, hizo ese comentario al ser preguntado sobre si Colombia informó a Paraguay del contenido de la computadora de ‘Mono Jojoy' y la posible relación de las FARC con el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

"De hecho, si surge algo, estamos seguros de que van a compartir la información con nosotros", subrayó el titular paraguayo del Interior.

El antiguo jefe militar de las FARC, 'Mono Jojoy', murió el pasado 23 de septiembre en un bombardeo en el que también fallecieron otros nueve guerrilleros.

A ese respecto, el vicepresidente Angelino Garzón, dijo en la capital española, donde está de visita, que la información confiscada a "Mono Jojoy" es "muy valiosa" y se va "a manejar de manera muy prudente y muy profesional", de manera que los países interesados puedan disponer de esos datos.

En espera de conocer esa información, Filizzola se refirió a los nexos entre las FARC y el EPP, un grupo guerrillero de ideología marxista-leninista que opera en Paraguay desde 2008 y se opone al gobierno de Fernando Lugo, al que acusa de representar a la oligarquía y no aplicar una reforma agraria.

"Nosotros tenemos suficiente información de inteligencia que señala que esos vínculos existieron. En este momento, no sabemos si en el presente siguen existiendo vínculos concretos", señaló.

Algunos miembros del EPP -aseguró- "fueron entrenados por las FARC" y "aparentemente hubo una suerte de vinculación económica en algún momento. Es probable que haya participado en alguna operación de tráfico de droga, tráfico de armas".

"Pero en estos momentos no tenemos certeza de si esa vinculación continúa", insistió el ministro, quien calificó al EPP como una "organización criminal".

"Desde que empezó nuestro gobierno (en 2008), hemos sido muy claros. Si bien es cierto que ellos (EPP) en algún momento pudieron haber pretendido tener algún discurso político, en realidad lo que han hecho hasta ahora es robar, matar, secuestrar", afirmó.

El ministro añadió que "para nosotros, el EPP es una organización criminal. Tiene vínculos con otras organizaciones criminales. No se puede hablar de que sean una guerrilla. No controlan territorio, pero sí constituyen un grupo sumamente peligroso".

En consecuencia, remarcó, "constituyen un riesgo para la seguridad del país, y si no se tomaban las medidas que estamos tomando desde el Gobierno, en un futuro se podían convertir en una amenaza mayor".

Filizzola recordó que, cuando Lugo llegó al poder hace dos años, el EPP "estaba en un proceso de consolidación y fortalecimiento", aunque "en este momento se están debilitando de manera sostenida".

El ministro paraguayo asistió en Madrid al I Encuentro "Ágora, América Latina. 100 voces diferentes, un compromiso común", organizado por la Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas (FIIAPP).