Asunción. El Gobierno paraguayo enviará este jueves al Congreso un proyecto de ley que declara el estado de excepción en el norte, para facilitar la búsqueda de un grupo armado que tiene en vilo a la zona, informó un funcionario de la presidencia.

La medida, que de aprobarse regiría para los departamentos de San Pedro, Concepción, Amambay, Alto Paraguay y Presidente Hayes, se adoptó tras la muerte de un policía y tres civiles en un enfrentamiento con miembros de la banda de extrema izquierda denominada Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

"Dados los acontecimientos que son de público conocimiento (...) el Poder Ejecutivo, en consulta y diálogo con senadores y diputados, ha decidido presentar el día de mañana un proyecto de ley que declara el estado de excepción en la zona del conflicto", dijo a periodistas el asesor jurídico de la presidencia, Emilio Camacho.

Durante el estado de excepción, el Poder Ejecutivo puede ordenar la detención y el traslado de personas, así como prohibir o restringir reuniones públicas y manifestaciones, según la constitución.

La última vez que se declaró estado de excepción en Paraguay fue durante el Gobierno del presidente Luis González Macchi en 2002, en el marco de una serie de manifestaciones en su contra que dejaron varios heridos.

La medida sería declarada por al menos 60 días, a menos que la captura de los miembros de la banda se produzca en un plazo menor, dijo el diputado del Partido Liberal, aliado del Gobierno, Víctor Ríos.

"Decidimos recurrir a esta herramienta legal de modo que el Estado paraguayo cumpla su rol sin afectar a los derechos humanos y traer tranquilidad a esa zona afectada del país", dijo el legislador.

Lugo suspendió un viaje a Bolivia previsto para este jueves y ordenó un fuerte despliegue de policías y militares en el norte para facilitar la búsqueda del EPP.

Miembros del Ejército del Pueblo Paraguayo, que tendría vínculos con la guerrilla colombiana FARC, son señalados como responsables de al menos cuatro secuestros desde 2001, el último de un empresario pecuario liberado a comienzos de año luego de tres meses de cautiverio.

El EPP estaría integrado por un centenar de personas que reivindican la lucha armada para cambiar el sistema y operan en zonas boscosas de difícil acceso en una región productora de marihuana donde el Estado está prácticamente ausente.