Lima. Erradicar más de 60 mil hectáreas de hoja de coca ilegal es la meta que se puso el gobierno de Alan García hasta el fin de su mandato. Así lo indicó el ministro del Interior, Miguel Hidalgo, quien detalló que la idea es intensificar el control de estas plantaciones cuyo destino es suministrar de materia prima al narcotráfico.

“Va a terminar el gobierno del presidente Alan García y vamos a sumar 60 mil hectáreas erradicadas de cultivos ilegales de hoja de coca, que hubiesen servido para hacer más de 400 toneladas de cocaína”, aseveró a agencia Andina el personero.

Recordó que para lograr esta meta no sólo existe trabajo al interior del país, sino que además "existe cooperación internacional en la cual participamos, información de ida y vuelta, hay todo un sistema de colaboración entre las autoridades jurisdiccionales de los países con el Perú en la lucha contra las drogas”.

Mención especial es el caso de Colombia, con quienes realizan trabajos de agentes encubiertos y remezas controladas.

Hidalgo consideró necesario seguir desarrollando el concepto de responsabilidad compartida entre los países productores y los consumidores de droga.

“Pienso que Colombia, Bolivia y Perú, por ser países andinos y tener en la hoja de coca la principal materia prima, necesitamos que los europeos se comprometan en esa lucha frontal a nivel de apoyo en la parte logística y de tecnología”, agregó.