Pasar al contenido principal
Gobierno peruano asegura que acabará con presencia de Sendero Luminoso
Domingo, Enero 1, 2012 - 17:06

El Gobierno recuperará el valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE) y acabará con la presencia de Sendero Luminoso en esa zona del país, afirmó hoy el presidente ejecutivo de la Comisión de Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas.

Lima. El Gobierno recuperará el valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE) y acabará con la presencia de Sendero Luminoso en esa zona del país, afirmó hoy el presidente ejecutivo de la Comisión de Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), Ricardo Soberón.

Según dijo, en los últimos cinco meses logró promoverse la visibilidad del VRAE en el escenario político nacional e internacional, y no solo por los recientes atentados en la zona, sino por el impulso y promoción de una estrategia coherente a nivel policial, civil y militar.

“La idea es generar bolsones donde la seguridad, la ciudadanía y el desarrollo rural puedan ir generando ámbitos concéntricos de influencia, para extraer la influencia del narcotráfico porque la de Sendero Luminoso se va a acabar en este Gobierno”, declaró a la Agencia Andina.

El VRAE es una agreste zona amazónica donde opera el narcotráfico bajo la protección de los remanentes del grupo terrorista Sendero Luminoso.

“El Gobierno del Perú va a entrar al VRAE sí o sí”, dijo al destacar que ya hay algunos indicadores positivos sobre la recuperación de ese sector que abarca la zona limítrofe de las regiones Cusco, Ayacucho, Apurímac, Junín y Huancavelica.

Por ejemplo, mencionó que gracias a la fusión de los órganos de inteligencia de las fuerzas del orden se ha logrado la reducción del ámbito de influencia de Sendero Luminoso de 160 mil a 20 mil kilómetros cuadrados.

“De hecho las últimas acciones son de emboscada para generar visibilidad de que hay acción político militar, cuando en realidad son francotiradores sembrados”, manifestó.

En declaraciones a la Agencia Andina, informó que Devida también ha logrado la continuidad de la cooperación de los Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico y el remanente del grupo terrorista.

“Tenemos elementos para creer que la cooperación norteamericana va a encontrar fórmulas seguras e idóneas de ingresar de manera directa e indirecta al VRAE. Estamos hablando de desarrollo rural, ciudadanía, legalidad y formalidad”, indicó.

De otro lado, Soberón consideró viable que el llamado modelo San Martín, de reemplazo de los sembríos de coca por cultivos alternativos de desarrollo, puede ser replicado en otras regiones del país, como Ucayali o Satipo, donde operan bandas del narcotráfico.

Para lograr ese objetivo, señaló el impulso de programas de cultivos como el ajonjolí, y celebración de ferias como Expo Alimentaria o Expo Trucha.

Los cultivos de coca en el Perú crecieron en los últimos dos gobiernos y bordean ya las 62 mil hectáreas, según el informe 2010 de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).

La administración del presidente Ollanta Humala Tasso implementa una nueva estrategia antidrogas, basada no solo en la interdicción, sino también en el desarrollo alternativo, la lucha contra el lavado de activos y la prevención, para reducir los cultivos ilegales, desbaratar las organizaciones del narcotráfico y reducir el consumo interno.

Autores

Agencia Peruana de Noticias