Lima, Andina. El presidente Alan García Pérez aseveró que deja un país “suficientemente defendido” ante eventuales crisis externas, con un ahorro de US$5.700 millones que fortalece el Fondo de Estabilidad Fiscal (FEF), y que garantiza una transición sana al nuevo gobierno.

Tras juramentar a la nueva directiva de la Asamblea Nacional de Rectores (ANR), el dignatario recordó que el Ejecutivo tomó medidas para detener un poco el ritmo del gasto público a efectos de evitar una presión en la economía nacional, que crece de manera sostenida.

Sin embargo, remarcó que la reducción del gasto no será menor a lo que fue en 2010, además, precisó, que las regiones y entidades constitucionalmente autónomas como las universidades quedan exceptuadas de dichas medidas.

García Pérez afirmó que todo crecimiento fuerte trae consecuencias, la primera de ellas, explicó, es que al distribuir mayor cantidad de salarios y puestos, puede generar una presión sobre la demanda, que no es conveniente cuando es exagerada.

Por ello, recalcó, las medidas adoptadas permitirán un ahorro importante que permitirá fortalecer el FEF, “que pone en manos del próximo gobierno, desde el 28 de julio, US$5.700 millones en caso estalle una crisis mundial o gran desastre afecte nuestra patria”, manifestó.

“Mi responsabilidad es con el país no solo con mi lucimiento personal, yo debo pensar en los próximos cinco años. Nos importa dejar al país suficientemente defendido”, afirmó.

“Sería fácil decir duplicaremos los sueldos con los US$5.700 millones y ¿después qué?, qué nivel inflacionario y cómo podría el siguiente gobierno mantener ese ritmo del gasto corriente”, expresó.