Lima. El gobierno peruano dio por superado el incidente que enfrentó durante esta semana a varios miembros del gabinete de Alan García con el vicepresidente de la República, Luis Giampietri, por la polémica bonificación para militares y policías.

El presidente del Consejo de Ministros, Javier Velásquez, afirmó que en las próximas horas se reunirá con Giampietri para explicarle las fórmulas que está estudiando el Ejecutivo para mejorar las remuneraciones de este sector.

"Me voy a reunir con el primer vicepresidente de la República y le voy a explicar todo lo que estamos haciendo y avanzado en el gobierno para plantear una solución al tema que se viene discutiendo en el Parlamento", afirmó, según reproduce Radio Programas del Perú.

Giampietri, un almirante retirado de la Marina, aprobó en el Congreso una ley que faculta al pago del bono extraordinario. Además, consideró "inconcebible" una oferta del gobierno de elevar este año el sueldo mensual en 100 soles (US$35).

Este jueves, la ministra de la Mujer y Desarrollo Social, Nidia Vilchez, afirmó que Giampietri "traiciona la confianza del presidente", sumándose a los cuestionamientos que el día previo había formulado el canciller y hombre de confianza de García, José García Belaúnde.

Sin embargo, Velásquez recordó que la ministra Vilchez ya le pidió disculpas al primer vicepresidente por haberlo llamado "traidor".

Los suboficiales de la policía y militares figuran entre los peores pagados en el Estado peruano con sueldos mensuales que fluctúan entre US$400 y US$1.100.

Sólo unos pocos oficiales de alto rango pueden ganar entre US$2.800 y US$4.500, aunque gran parte de su salario es con vales de gasolina, según la escala remunerativa.