El jefe de Gabinete Ministerial, Pedro Cateriano, dijo sentirse preocupado por el intento de amedrentamiento en contra del Tribunal Constitucional (TC) por parte de algunos parlamentarios que adelantaron una acusación constitucional en contra de sus miembros en caso no resolvieran el caso de Nadine Heredia en determinado sentido.

"Nos llama poderosamente la atención que algunos dirigentes políticos hayan amenazado públicamente a los magistrados del Tribunal Constitucional solamente por el hecho de ejercer las atribuciones que la Constitución le confiere", observó al comentar las declaraciones del congresista aprista Mauricio Mulder, quien dijo que se habría cambiado la votación del TC para favorecer a la Primera Dama, por lo cual los magistrados serían denunciados constitucionalmente.

Alegó que en un estado de derecho es importante mantener el equilibrio entre poderes del Estado, respetando los fueros que la Constitución establece para el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo, Judicial y los órganos de control constitucional como el Tribunal Constitucional.

"A diferencia del pasado el Gobierno no tiene injerencia alguna en el TC y el tribunal ejerce sus funciones de manera independiente, y los magistrados del TC han sido elegidos conforme a la Constitución", concluyó.

Por otro lado, el jefe de Gabinete negó que el Gobierno está relacionado con la filtración de fotografías, audios o videos del investigado por narcotráfico Gerald Oropeza, y rechazó las afirmaciones en ese sentido.

"El Gobierno no tienen ninguna relación con la aparición de fotografías, vídeos o audios relacionados con el caso Oropeza, por lo tanto, ratifico la posición de rechazo enfático a este acusación sin pruebas que pretende confundir a la opinión publica", declaró en conferencia de prensa.

Explicó, en este contexto, que ha evitado y evitará pronunciarse sobre el caso "narcoindultos" porque hacerlo significaría incurrir en "injerencia política".