Lima. El gobierno peruano dijo este miércoles que investiga a un presunto espía chileno detenido en las inmediaciones de una base militar aérea en el norte del país, un caso que podría ensombrecer otra vez las relaciones entre Lima y Santiago.

El ministro de Defensa del Perú, Alberto Otárola, informó que el ciudadano chileno detenido tenía en su poder un disco compacto, una memoria USB y "algunos escritos" que están siendo investigados por el Ministerio Público local.

"Por lo que se sabe es un ciudadano de nacionalidad chilena que fue detenido en las inmediaciones del cuartel El Pato, en Talara (...) no puedo adelantar o certificar más detalles porque repito está en plena investigación", dijo Otárola a periodistas a ser consultado sobre el caso.

En el 2009, Perú y Chile se enfrascaron en un roce diplomático luego de la detención de un agente de la Fuerza Aérea Peruana acusado de enviar información reservada a Chile.

Tras un año de investigaciones, una corte militar de Perú condenó a 25 años de prisión al agente, que había trabajado en 2002 en la embajada peruana en Santiago.

El nuevo caso de supuesto espionaje que involucraría a Chile, un importante inversor en Perú, se conoce en momentos en que ambos países sudamericanos mantienen un litigio en una corte internacional por diferencias en sus límites marítimos.

El portavoz del gobierno chileno, Andrés Chadwick, dijo en Santiago que están plenamente confiados de que no existe ningún tipo de vinculación de la persona detenida en Perú con actividades del Estado chileno.

"Tenemos absolutamente claro cual es la política exterior del país en relación a nuestros países vecinos (...) No somos, no estamos nunca ni queremos nunca utilizar ningún tipo de situación que pueda perjudicar nuestras relaciones", afirmó.

"Como gobierno tomamos este tipo de situaciones con toda tranquilidad y con prudencia", agregó.

Las relaciones entre Perú y Chile, grandes exportadores de minerales, han transitado por altibajos desde que se enfrentaron en una guerra a fines del siglo XIX.

Pese a los roces, los lazos comerciales y de negocios entre ambos países han crecido fuertemente en los últimos años.