La presidencia de la República rechazó cualquier presunta vinculación del Jefe del Estado, Ollanta Humala, con pagos hechos por la empresa brasileña Odebrecht, que operan en distintos países de la región y actualmente es investigada en Brasil por actos ilícitos.

Mediante un comunicado de la Secretaría de Prensa, se informó que el embajador de Brasil, Marcos Raposo Lopes fue convocado a Palacio de gobierno por el Mandatario para expresar su rechazo ante tales afirmaciones y solicitar información oficial sobre el particular.

La cita también contó con la presencia del presidente del Consejo de Ministros, Pedro Cateriano; y la ministra de Relaciones Exteriores, Ana María Sánchez.

Se recordó, además, que las informaciones, supuestamente provenientes de la policía brasileña, fueron difundidas anoche en un noticiero brasileño, y reproducidas en algunos medios en el Perú.

De acuerdo con dichas informaciones, la Policía Federal de Brasil le habría encontrado al empresario Marcelo Odebrecht, en prisión por el caso ´Lava Jato´ (lavadero de autos), anotaciones sobre supuestos pagos en el Perú, vinculados a un denominado “Programa OH”, por tres millones de dólares.

Según investigaciones periodísticas, varias empresas brasileras que son investigadas, presuntamente pagaron en el pasado sobornos a algunos gobiernos para la construcción de importantes obras.

La operación ´Lava Jato´ develó que directivos de la petrolera estatal Petrobras designados por partidos políticos se asociaron con constructoras de gran calado, intermediarios y especialistas en lavar dinero para montar un sistema de sobornos que les permitió amañar licitaciones, cobrar sobreprecios y desviar fondos durante 10 años, según indagaciones en Brasil.