Estocolmo. Las elecciones realizadas este domingo en Suecia parecen llevar a un Parlamento sin una fuerza política dominante, con el gobierno de centro-derecha ganando, pero sin obtener la mayoría, gracias a un partido anti migración que logró sus primeros escaños, mostraron sondeos televisivos.

Un Parlamento sin mayoría perturbaría a los inversores, y los analistas han predicho una abrupta caída en la corona frente al euro, además de un alza en los rendimientos de los bonos si la extrema derecha retiene el equilibrio del poder.

El sondeo, de la emisora estatal sueca SVT, mostró a la coalición de cuatro partidos "Alianza" del primer ministro Fredrik Reinfeldt obteniendo el 49,1% de los votos, comparados con el 45,1% del bloque opositor de centro-derecha.

Sin embargo, los demócratas suecos de extrema derecha obtuvieron el 4,6% de las preferencias, según sondeos a boca de urna.

Ello significaría que podrían traspasar el obstáculo del 4 por ciento para retener sus cupos en el Parlamento y privar a la centro-derecha de una mayoría en el Riksdag.

Otro sondeo realizado por la emisora televisiva TV4 el día de las elecciones mostró que la Alianza de Reinfeldt perdería su mayoría parlamentaria.

Reinfeldt aspira a ser el primer líder de centro-derecha en ganar una reelección y se ha beneficiado de una de las mejores recuperaciones económicas de Europa, junto con buenas finanzas públicas y reducciones de impuestos realizadas en los últimos cuatro años.

La oposición de centro-izquierda centró su campaña en los sufrimientos causados por el recorte realizado por el gobierno de la Alianza entre los moderados de Reinfeldt, los liberales, el centro y demócratacristianos al bienestar otorgado por el Estado.

Los demócratas suecos niegan ser racistas, pero los mayores comglomerados descartaron la posibilidad de cooperar con ellos.