Montevideo. El diagnóstico oficial es unánime: cada vez será más difícil lograr avances en la reducción de la pobreza y por esa razón el gobierno tomó la decisión de “afinar” las políticas sociales en marcha.

Y las medidas que asoman en ese sentido buscan aumentar los montos de dinero que el Estado otorga a los sectores más vulnerables de la sociedad.

El director de Política Social del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), Andrés Scagliola, dijo a que cada vez es más difícil avanzar en la lucha contra la pobreza debido a que afecta “al núcleo más duro” y adelantó que el gobierno ya tiene en mente modificaciones,

“Una de las líneas de trabajo es mejorar las líneas de transferencias monetarias”, dijo el jerarca. Hoy, 412 mil menores de 18 años cobran las asignaciones familiares que otorga el Mides con un monto de US$36.

El valor es mayor para los adolescentes que concurren al liceo. “Los estudiantes de la educación media cobran US$52 y estamos viendo la posibilidad de reforzar ahí”, sostuvo Scagliola.

En tanto, los niños hasta tres años es el otro grupo en que el gobierno tiene fijada la mira debido a que es la población más afectada por la pobreza y la indigencia.

Hace una semana el presidente José Mujica abordó el tema en la sesión del Gabinete Social. Pidió a sus ministros que identifiquen al máximo detalle posible dónde están los indigentes para luego poder sacarlos de esa situación.

Por tanto, otro de los objetivos que se fijó el Mides es que los planes lleguen efectivamente a todos los potenciales beneficiarios.

El organismo estima que al menos hay 50 mil menores de 18 años que podrían cobrar las asignaciones familiares pero sin embargo no lo hacen.

Hasta los 21. Pero no solo el Ministerio tiene planes sociales para buscar reducir más la pobreza. El Banco de Previsión Social (BPS) y la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) proponen extender las asignaciones familiares hasta los 21 años.

El subsecretario del Mides, Lauro Meléndez, que preside el Consejo Nacional de Políticas Sociales, informó que esas iniciativas ya fueron planteadas en dicho órgano.

“Ernesto Murro (presidente del BPS) es uno de los que propone ese tipo de ampliación de prestaciones. Estoy dispuesto a discutirlo y ver si el espacio fiscal que hoy tenemos nos alcanza”, dijo Meléndez.

Actualmente las asignaciones familiares solo benefician a menores de 18 años.

Al margen de esta medida, el subsecretario del Mides confirmó el interés por ampliar los montos que el sistema de políticas sociales otorga actualmente en busca de nuevos resultados.

En tanto, la tarjeta alimentaria del Mides, otro de los instrumentos que la Secretaría de Estado tiene a mano para reforzar la ayuda a los sectores de menores ingresos, también tendrá modificaciones.

Hasta ahora, 80 mil familias la reciben pero el gobierno decidió otorgar más dinero a los que están en peor situación.

Este año, 15 mil familias pasaron de tener US$26 a US$52 en la tarjeta por el primer hijo. Otras 15 mil tendrán el mismo beneficio a partir de 2012.