Caracas. El Gobierno venezolano preparó una serie de medidas para atacar lo que considera un proceso especulativo en el mercado permuta de divisas. Estas acciones que ya han sido definidas por el Gabinete Económico junto con el Ejecutivo, serán ejecutadas sin previo aviso.

Varias alternativas se presentaron al Jefe del Estado pero finalmente las decisiones adoptadas serán de tipo punitivas, tal y como lo había recomendado el ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani.

A pesar que el presidente Chávez anunció en días pasados que daría a conocer las decisiones tomadas para "dar mano dura contra los especuladores de divisas", el fin de semana optó por mantenerlas en reserva.

"Las medidas se tomarán por sorpresa, no habrá un anuncio formal. A menos que el presidente Chávez informe alguna de ellas en las alocuciones que pudiera realizar en los próximos días", resaltó una fuente del despacho de las finanzas públicas.

Señaló que "el cambio de señas" se decidió, luego de una serie de reuniones realizadas el pasado fin de semana entre los representantes del Gobierno para tratar el tema.

Aunque se han manejado varias propuestas de tipo técnico, que van desde una banda de precios vinculada a la cotización de bonos locales soberanos de deuda que cotizan en los mercados internacionales hasta la modificación del actual sistema de divisas a través del mercado permuta; las medidas a adoptar serán finalmente de tipo punitivas.

"Lo que sí ya está claro es que las acciones irán dirigidas a atacar la especulación no sólo en el mercado de divisas sino también en el sector comercial para tratar de bajar los precios", indicó la fuente consultada.

Rumores de renuncia. El ministro Jorge Giordani, fortaleció su poder al frente del gabinete económico, según señalaron fuentes ligadas al alto Gobierno, que desestimaron rumores sobre su supuesta salida.

"Está ratificado y con más poder", dijo una de las fuentes.

Los rumores cobraron fuerza pocas horas antes de que la Plenaria de la Asamblea Nacional abriera la discusión de la clave reforma de la Ley Contra los Ilícitos Cambiarios, que en la práctica restringe el mercado privado con papeles de deuda pública y el dólar permuta.

La propuesta de endurecer las restricciones en el mercado permuta cobró más fuerza, al Gobierno depositar su confianza en Giordani quien siempre ha estado de acuerdo en fiscalizar y castigar las actividades especulativas.

La idea de estrechar un cerco de regulación que impida a "los especuladores generar distorsiones en la economía a partir del alza del mercado alternativo de divisas" fue comprada por el alto Gobierno como una de las medidas económicas que deben llevarse a cabo de inmediato.

Cuando corrieron los rumores de la supuesta renuncia o salida forzosa, el jefe del equipo económico del presidente Chávez cumplía su agenda normal. "Llevó a cabo reuniones e inclusive atendió una delegación de China", dijo uno de los consultados.

Otro dólar. La nueva potestad que tendrá el Banco Central de Venezuela de asignar a intermediarios bursátiles ciertas transacciones en divisas y en valores, pero en un corro cerrado y supervisado por el propio ente emisor, trajo consigo una serie de advertencias de analistas económicos.

La firma de inversión Barclays Capital afirmó en un reporte que ésta será una medida muy negativa para la economía venezolana, ya que aumentará la presión sobre los precios y profundizará la contracción de la actividad productiva.

"Esta medida creará un cuarto tipo de cambio. Con este cambio de la ley, las autoridades deberán crear una nueva tasa de cambio para algunos de los bienes y los movimientos de capital no aprobados por Cadivi".