El gobierno de Venezuela informó que el helicóptero que sobrevoló el Tribunal Supremo y que atacó también el Ministerio del Interior y a la sede del Poder Judicial fue robado por un policía investigado por sus "vínculos con la Agencia Central de Inteligencia" de Estados Unidos.

El ministro de Comunicación venezolano, Ernesto Villegas, explicó este martes a última hora que la aeronave fue hurtada de la base aérea militar de La Carlota, en Caracas, y que el responsable es Oscar Pérez, inspector adscripto a la división de transporte aéreo de la policía científica (CICPC).

En cadena nacional de radio y televisión el ministro señaló que "el complotado" voló la aeronave hasta el Ministerio de Interior en el centro de la capital y "efectuó alrededor de 15 disparos contra la edificación", mientras en la terraza de ese organismo se realizaba un "agasajo" con unas 80 personas.

Luego, se dirigió a la sede del Poder Judicial donde "fueron efectuados disparos y lanzadas al menos cuatro granadas de origen colombiano y fabricación israelí, de las cuales una no estalló y fue colectada".

En consonancia con la opinión del presidente Nicolás Maduro, Villegas sostuvo que estos ataques forman parte de "una escalada golpista contra la Constitución y sus instituciones", y aseguró que Pérez está siendo investigado por sus "vínculos con la Agencia Central de Inteligencia" y la embajada de Estados Unidos en el país caribeño.

Maduro, cuya aprobación cayó en junio a un 20,8% según recientes sondeos, señala a sus adversarios políticos como responsables de un intento de golpe de Estado en su contra, respaldado por Washington, y atribuye los problemas del país a una "guerra económica" de la oposición.

* Con información de Reuters.