Caracas. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se encuentra en buenas condiciones físicas en Cuba tras una nueva operación en la que se le removió completamente una lesión en la zona pélvica, donde ya había sido tratado por cáncer, dijo este martes el gobierno.

El vicepresidente Elías Jaua aseguró que Chávez deberá comenzar el tratamiento de recuperación y agregó que en las próximas horas se analizarán los tejidos que fueron removidos. El propio mandatario advirtió la semana pasada que hay altas posibilidades de que la nueva lesión sea cancerígena.

La operación "se llevó a cabo según lo previsto obteniéndose un resultado satisfactorio, tras lo cual se ha programado un plan de recuperación a cumplir en los próximos días. El presidente Chávez se encuentra en buena condición física", dijo Jaua al iniciar un acto en el parlamento.

"Se realizó la extracción total de la lesión pélvica diagnosticada, extirpándose además el tejido circundante. No hubo complicaciones relacionadas con los órganos locales. El post operatorio inmediato ha sido estable clínicamente sin complicaciones sistémicas. Se recupera adecuadamente", agregó.

Algunos analistas creen que una elección sin Chávez como candidato daría muchas más posibilidades a Capriles, que tras su arrasador triunfo en las primarias de la oposición luce como una figura con mayor capacidad para hacerle frente al mandatario.

Tras meses de tratamiento el 2011, el militar retirado de 57 años aseguró que había superado el cáncer, pero la semana pasada sorprendió a todos con el anuncio de esta recaída.

La salud de Chávez, que lleva 13 años en el poder, es un factor clave para el futuro político del país petrolero sudamericano que el 7 de octubre irá a las urnas para elegir entre el líder socialista o el candidato único de la oposición, el joven gobernador Henrique Capriles.

Médicos especialistas dijeron que si Chávez debe atravesar nuevamente un tratamiento de quimioterapia, su participación en la campaña electoral se vería seriamente limitada.

Al mismo tiempo, algunos analistas creen que una elección sin Chávez como candidato daría muchas más posibilidades a Capriles, que tras su arrasador triunfo en las primarias de la oposición luce como una figura con mayor capacidad para hacerle frente al mandatario.

Sin embargo, Chávez aún cuenta un amplio respaldo en la mayoría pobre del país gracias, en gran medida, a las decenas de planes de subsidios directos a la población alimentados con la multimillonaria renta petrolera del país miembro de la OPEP.