Lima.  El jefe del Gabinete Ministerial, René Cornejo, consideró este viernes que si Perú no pierde el tiempo y continúa avanzando en el "camino correcto", para el 2021 se habrán conseguido objetivos vitales como prácticamente la eliminación de la pobreza extrema, por lo cual pidió al Congreso el voto de confianza a fin de ejecutar las medidas y reformas necesarias.

Al culminar su exposición ante el Parlamento, Cornejo dijo que hacia ese camino se debe andar para convertir a Perú en la quinta economía más grande de América Latina, con ingresos medianos- altos, con un Producto Bruto Interno (PBI) per cápita de casi US$15.000, es decir, una nación “en el umbral mismo del desarrollo”.

“Necesitamos políticas y acciones que aseguren que estas proyecciones se vuelvan realidades. (…) Merecemos y necesitamos un Estado que dé pronta respuesta a los problemas de los peruanos”, manifestó.

Señaló que el Ejecutivo aspira a que las principales reformas y proyectos planteados se consoliden en el tiempo, independientemente de las personas y de los grupos políticos.

Con ese objetivo, dijo, se harán “los máximos esfuerzos” para reforzar la institucionalidad en el país.

Indicó también que la intención del Gobierno es lograr un Estado eficaz y eficiente y al servicio del ciudadano, para desarrollar las reformas de salud, educación y seguridad ciudadana, y para aumentar la velocidad de las inversiones.

Subrayó que la reforma del servicio civil, las políticas nacionales de modernización de la gestión pública, de gobierno abierto y de lucha contra la corrupción se orientan a ello.

“Para generar valor público, continuaremos fortaleciendo los mecanismo de coordinación multisectorial, como la estrategia nacional Incluir para Crecer, y los espacios de diálogo y de presencia en el territorio, como el Acuerdo Nacional y los consejos de ministros descentralizados”, dijo.

El Gabinete, sostuvo, continuará con la labor de las oficinas de diálogo y sostenibilidad (ODS) de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), las intervenciones de los tambos en el interior del país, y además se trabajará de manera muy cercana con los gobiernos regionales y locales.

Aseguró que el Gobierno tiene el deseo de “ponerse al frente” de la modernización del aparato público, con una filosofía de trabajo orientada a los resultados, a la acción y a las obras, con organizaciones gubernamentales efectivas, cuyas tareas impacten en el bienestar ciudadano.

Cornejo expresó su compromiso de efectuar un seguimiento a las medidas propuestas e impulsar la coordinación multisectorial para dar solución a los principales problemas del país.

En esa línea, sostuvo que se debe continuar mejorando la provisión de servicios básicos de agua, saneamiento, electricidad, que no son solo una prioridad de carácter social, sino también una urgencia de índole económica y política.

“Hay mucho por hacer, señores congresistas. Por ello, pedimos su confianza y mandato para ejecutar las medidas anunciadas, continuar las reformas, acelerar las inversiones y poner todo nuestro esfuerzo en hacer más eficaces y eficientes las instituciones y programas del Estado”, finalizó.