Caracas. El Gobierno y la oposición de Venezuela lograron avanzar el miércoles en su proceso de diálogo, aunque aún no llegaron a un acuerdo determinante para superar la crisis política que atraviesa el país petrolero, dijeron las partes.

Ninguno de los representantes de las dos delegaciones brindó detalles sobre cuáles fueron los avances o qué puntos quedan por resolver en la mesa de negociaciones en República Dominicana.

"Es un día para la alegría, a pesar de lo larga y ardua de la jornada (...) Nos ha permitido un preacuerdo", dijo Jorge Rodríguez, portavoz del gobierno de Nicolás Maduro, a periodistas.

Minutos después, el delegado de la oposición, Julio Borges, se apresuró a aclarar que todavía no hay un pacto definitivo.

La agenda de discusiones incluye temas como que la oposición reconozca a la Asamblea Nacional Constituyente -un órgano legislativo con suprapoderes aliado de Maduro-, hasta la demanda opositora de renovar las autoridades electorales y el registro de votantes.

"No hemos llegado a construir un acuerdo, hay zonas en las que hay avances y hay zonas muy importantes es la que no", dijo.

Ambas delegaciones regresarán a Caracas para realizar consultas sobre lo tratado en la quinta ronda del diálogo, que comenzó en diciembre de 2017.

La agenda de discusiones incluye temas como que la oposición reconozca a la Asamblea Nacional Constituyente -un órgano legislativo con suprapoderes aliado de Maduro-, hasta la demanda opositora de renovar las autoridades electorales y el registro de votantes.

La oposición ha rechazado la decisión de la Asamblea Constituyente de convocar a elecciones anticipadas en una fecha aún por decidir pero antes del 30 de abril, en las que el socialista Maduro buscará su reelección.