ÚN. El diálogo formal entre gobierno y oposición se inició este jueves, en cadena de radio y televisión, con la participación de 19 oradores: 11 representantes de la Mesa de la Unidad Democrática y 8 oficialistas.

Después de casi 5 horas de intervenciones, se propuso una próxima reunión para el día martes, para la que deberá fijarse una agenda a definir por una comisión de enlace que, por parte del gobierno, la integrarán Jorge Arreaza, Jorge Rodríguez y Elías Jaua.

Cada participación fue de 10 minutos, salvo la del presidente Nicolás Maduro que al principio del encuentro se tomó una hora y luego cerró el encuentro pasada la 1 am. Recordó los hechos de abril de 2002, cuestionó y criticó las protestas que denominó “guarimbas” y que denunció como una forma ideada para sustituir al Gobierno por la vía no constitucional. “Hay que buscar el camino del reconocimiento y no el de los atajos”, declaró. Aseguró que esos caminos siempre han ocasionado sufrimiento al pueblo. Llamó a crear modelo de coexistencia y reconocimiento mutuo. “Una cosa es la protesta y otra cosa son estas guarimbas que angustian”, dijo.

Reconoció que hay problemas y se preguntó en qué país del mundo no los hay. Insistió en el llamado a la oposición a incorporarse a las mesas de paz y recalcó que lo ha hecho desde el 26 de febrero.

Defendió que “somos una corriente con un pensamiento que hemos ido madurando. Hay un proyecto de país que esta en desarrollo”.

El gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, justificó su presencia en el encuentro “porque nuestro país está muy mal; Venezuela está en una situación sumamente crítica”.

Recordó que la noche de las elecciones presidenciales del 14 de abril, Maduro se comprometió a hacer una auditoría de los votos, “que nunca se dio, ni se revisaron los cuadernos de votación”. “No era un tema de que me proclamaran a mí, era un tema de la búsqueda de la verdad”, declaró y sumó que no hacerlo “nos ha llevado a esta crisis política”. “Esta crisis puede desencadenar en dos cosas que ni la oposición ni los venezolanos quieren: un golpe de Estado o un estallido social”, alertó. “O esto cambia o esto revienta... Un país dividido es insostenible”.

Los responsables. El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, defendió a los colectivos y denunció que los únicos “colectivos armados son aquellos responsables de las guarimbas”.

Acusó a los representantes d de la oposición que participaron en la reunión de ayer de ser los mismos del golpe de abril de 2002. “Estamos sentados con la misma oposición de hace años, expertos en decir ‘yo no fui’. Siento que ninguno los que están acá se han deslindado de la violencia”, aseguró. “Algunos hablan de los estudiantes presos, pero sólo hay 12 detenidos”, refirió.

Invitó a los parlamentarios opositores “a sumarse a la Comisión de la Verdad. “Ojalá la oposición se siente en la Comisión de la Verdad en la AN”, haciendo alusión a que aún no han nombrado a los 3 integrantes que le asignaron.

Por la verdad. Henri Falcón, gobernador de Lara, defendió el espacio de la reunión como una oportunidad para decirnos verdades por muy duras que sean”. “Yo no hablo de guerra económica, yo hablo de improvisación económica (...) Hay un desabastecimiento y una inflación que nadie puede negar”. El mismo tema de la economía fue apuntado como uno de los primeros que se debe abordar en el proceso que empezó ayer.

“La comunicación libre es esencial. Hoy hay censura y y autocensura, privatización de los medios públicos, porque se usan para propaganda partidista oficial”, denunció.

Finalmente, el alcalde Jorge Rodríguez acusó a los opositores de haber llegado al diálogo “30 muertos tarde”. “Ustedes nunca más podrán entrar a este palacio por las vías que la hicieron hace exactamente 12 años”, subrayó. “Tienen que reconocer que muchas de las cosas que ustedes están diciendo son mentira”, sentenció.