Lima. Un ministro del presidente peruano, Alan García, renunció este martes tras una denuncia de presunto peculado en su contra, una baja que podría golpear aún más la imagen del gobierno a casi cuatro meses de las elecciones presidenciales.

El ministro de Interior, Fernando Barrios, renunció a su cargo horas después de que un diario local informara que cobró de forma irregular unos US$67.800 por beneficios al dejar un puesto público anterior, hace poco más de dos meses.

Tras la información, políticos de diferentes partidos de oposición y la prensa pidieron la renuncia del ministro.

Barrios fue designado a mediados de septiembre a la cartera de Interior, en medio de un cambio parcial del gabinete del presidente García, cuya gestión es desaprobada por la mayoría de peruanos pese a que el país andino registra una de las tasas de crecimiento económico más altas del mundo.

"Es mejor dar un paso al costado a fin de evitar que el gobierno exitoso que Usted preside se vea cuestionado", dijo Barrios en una carta enviada al presidente García.

El presidente García nombró rápidamente a su reemplazo, el general Miguel Hidalgo, un importante oficial que se desempeñaba como director general de la policía.

La gestión del presidente García es desaprobada por 62% de la población, según una respetada encuesta publicada el fin de semana. Una de las tres principales razones por la que los peruanos rechazan la administración de García es porque creen que "hay mucha corrupción en el gobierno".

La renuncia con tintes de escándalo podría golpear a la candidata presidencial del partido oficialista, la ex ministra de Economía, Mercedes Aráoz, quien había aparecido -tras lanzar recientemente su postulación- en el quinto lugar en las encuestas de intención de voto para los comicios del 2011.

A menos de cinco meses de las elecciones presidenciales, el ex alcalde de Lima Luis Castañeda lidera las encuestas con 24% de intención de voto.

El segundo lugar es compartido por la legisladora conservadora e hija del ex presidente Alberto Fujimori, Keiko Fujimori, y el ex presidente Alejandro Toledo, con un 20 por ciento cada uno, según los sondeos.