Londres, Reuters. Gran Bretaña y Ecuador deberían reanudar el diálogo sobre el futuro del fundador de WikiLeaks Julian Assange, refugiado en la embajada del país sudamericano en Londres, lo más pronto posible, dijo este lunes el ministro de Relaciones Exteriores inglés William Hague.

Assange reside en la embajada desde junio cuando se refugió en la sede diplomática para evitar ser extraditado a Suecia, donde la justicia lo requiere para interrogarlo por acusaciones de violación y agresión sexual.

Ecuador le concedió asilo a Assange, pero el ex pirata informático puede ser arrestado si deja la embajada ubicada en el centro de Londres. El caso generó una disputa diplomática entre ambas naciones, aunque la tensión disminuyó desde entonces.

"Creemos que nuestros dos países deberían poder hallar una solución diplomática", dijo Hague en un comunicado. "Hemos invitado al Gobierno de Ecuador a reanudar, lo más pronto posible, las discusiones que hemos mantenido sobre este tema hasta ahora", agregó.

Cuando le concedió el asilo a Assange en agosto, Ecuador dijo que compartía su temor de que podría enfrentar cargos en Estados Unidos por la publicación en 2010 a través de WikiLeaks de miles de cables diplomáticos secretos.

El funcionario también buscó asegurar a Ecuador que Assange no sería extraditado de Suecia a Estados Unidos si el australiano de 41 años enfrentara la posibilidad de una condena de pena de muerte o violaciones a los derechos humanos.

Pero Hague dijo que cualquier insinuación de que los derechos de Assange estarían en riesgo al ser extraditado a Suecia era "completamente infundada".

El funcionario también buscó asegurar a Ecuador que Assange no sería extraditado de Suecia a Estados Unidos si el australiano de 41 años enfrentara la posibilidad de una condena de pena de muerte o violaciones a los derechos humanos.

Suecia estaría obligada a pedir el consentimiento de Gran Bretaña antes de aprobar la extradición de una persona a un país no miembro de la Unión Europea, dijo Hague.

"Esto significa que el Reino Unido podría solo consentir a una extradición del señor Assange desde Suecia a un tercer país si está convencido de que la extradición será compatible con sus derechos humanos, y de que no existirá la posibilidad de una sentencia de muerte", afirmó.

Assange dijo a la cadena ecuatoriana de televisión Gama en declaraciones emitidas la semana pasada, que cree que podría pasar hasta un año para que se alcance un acuerdo que le permita abandonar la embajada.

Una velada amenaza de Gran Bretaña del mes pasado de que podría ingresar a la embajada para arrestar a Assange enfureció al presidente ecuatoriano, Rafael Correa, y aumentó la disputa diplomática.

Pero desde entonces, Gran Bretaña ha asegurado a Ecuador que estaba comprometido con la Convención de Viena, que protege la inviolabilidad de sedes diplomáticas.

"He sido constantemente claro en que no estamos amenazando la embajada de Ecuador", afirmó Hague el lunes.

El canciller se reunió el miércoles pasado con el vicepresidente ecuatoriano, Lenin Moreno, durante la visita del funcionario a Londres para asistir a eventos de los Juegos Paralímpicos.