William Hague, ministro de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, dijo hace breves momentos que "hemos trabajado pacientemente con las autoridades ecuatorianas, tanto en Londres como en Quito, para buscar una aceptable resolución para ambas partes".

El funcionario dijo que Julian Assange es buscado en Suecia para responder por serias alegaciones de ofensas sexuales.

Gran Bretaña no acepta el principio de asilo diplomático, dice Hague, según los tuits de la cuenta oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores. Tampoco de esas países que reconocen el asilo diplomático no debería ser usado como un escape a un proceso regular en las cortes de justicia.

El Reino Unido se mostró "decepcionado" con la decisión del gobierno de Ecuador de conceder asilo político al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, e insistió en que su intención es extraditarlo a Suecia.

En un comunicado, y a través de Twitter, un portavoz del Ministerio británico de Asuntos Exteriores indicó que este gobierno "cumplirá" con su obligación de entregar a Suecia al periodista australiano y que "la decisión del Gobierno ecuatoriano no cambia eso".

"En virtud de la legislación del Reino Unido, y agotadas ya todas las apelaciones, el Gobierno está obligado a extraditar a Suecia" al activista australiano, refugiado en la Embajada ecuatoriana de Londres desde el pasado 19 de junio, cuando se personó en ese edificio para solicitar asilo al Gobierno de Rafael Correa.

Al refugiarse en la legación ecuatoriana, Assange violó las condiciones de su arresto domiciliario en el Reino Unido y Scotland Yard advirtió que será detenido si abandona el edificio.