Atenas. Los pasajeros a bordo de un ferry incendiado en la costa de Grecia a primera hora del domingo pedían ayuda a los barcos de rescate que intentaban acercarse al navío en llamas, en medio del fuerte viento y el mar embravecido.

El Norman Atlantic, con cerca de 500 personas y más de 200 vehículos, se encontraba a 44 millas náuticas de la isla de Corfú cuando envió la señal de auxilio tras iniciarse un fuego en la bodega, según los guardacostas.

No estaba claro si ha habido algún herido, o si alguno de los pasajeros había caído al agua, a pesar de que un hombre a bordo dijo que los fuertes vientos estaban impidiendo acercarse a los equipos de rescate.

"¡Nos quemamos y nos hundimos, nadie puede salvarnos!" dijo Nikos Papatheodosiou a la televisión griega por teléfono. "¡Por favor, ayudadnos! No nos dejéis", pidió antes de colgar.

Las frías temperaturas invernales hacían casi imposible sobrevivir en el agua si no acudía nadie en su ayuda.

Los pasajeros dijeron que estaban esperando en la cubierta superior del barco, mientras el ministro de navegación Miltiadis Varvitsiotis decía que la combinación de muy mal tiempo, con vientos de hasta 88 kilómetros por hora y el fuego hacían la operación de rescate extremadamente difícil.

"Estamos haciendo todo lo que podemos para salvar a los pasajeros y nadie, nadie se quedará abandonado en esta situación difícil", dijo a los periodistas. "Es una de las operaciones de rescate más complejas que hemos hecho nunca".

No confirmó los informes previos que aseguraban que hasta 130 personas habían sido rescatadas, diciendo que sólo 35 habían podido ponerse a salvo en un carguero cercano, el Spirit of Piraeus, desde un barco de rescate.

Esfuerzo internacional

Las condiciones hacían muy difícil para el barco acercarse al carguero.

Varvitsiotis dijo que había 478 personas a bordo del ferry, más que las 466 que se barajaban inicialmente. Hasta 268 pasajeros eran griegos, mientras que aún no existen detalles de la nacionalidad del resto.

Mientras los barcos de rescate y los helicópteros partían hacia el lugar, las primeras tareas de auxilio fueron coordinadas desde los barcos de pasajeros y los cargueros que se encontraban en el área. Un buque apaga fuegos también intentaba aproximarse.

El fuego empezó en la bodega del navío, donde estaban almacenados los coches que transportaba. Existen informaciones contradictorias respecto a la hora en que se inició el incendio, que las autoridades griegas sitúan a las 06:00 hora local, y las italianas a las 04:30.

Barcos albaneses e italianos tomaron parte en la operación, que se llevó a cabo en condiciones muy difíciles con fuertes vientos, temperaturas bajas y el mar embravecido.

También han sido enviados helicópteros y un avión de apoyo, búsqueda y rescate C-130.