Buenos Aires. Grupo Clarín, la principal compañía argentina de medios de comunicación, informó este martes que tomará acciones legales para oponerse a una decisión gubernamental que le prohíbe ofrecer su servicio de Internet a nuevos clientes.

La Comisión Nacional de Comunicaciones, CNC, informó a Clarín la semana del 2 de agosto de este año que su filial de servicios de banda ancha, Fibertel, no podría adquirir nuevos clientes o cambiar sus planes de servicio para clientes existentes por no contar con la licencia de operación apropiada.

Clarín informó que la decisión de la CNC es arbitraria y constituye una flagrante violación de los derechos legales de la compañía y señaló en un comunicado a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires que tomará acciones legales.

Enfrentamiento. La decisión de la CNC se registra en un momento en que Clarín y el gobierno están enfrentados en una férrea disputa por el futuro del sector argentino de medios de comunicación y ambas partes se acusan mutuamente de corrupción, deshonestidad y abuso de poder.

Para limitar la influencia de la prensa, la presidenta argentina -Cristina Fernández- promulgó en 2009 una ley, que ahora se encuentra en tribunales, que reorganiza al sector y obliga a Clarín a vender activos clave.

Fibertel es el proveedor de servicio de Internet de Cablevisión. Clarín es dueño del 60% de Cablevisión, mientras que la francesa Fintech Media LLC tiene una participación del 40%.