Lima. Activistas de derechos humanos en Perú temen que el mandatario Alan García otorgue un indulto al ex presidente Alberto Fujimori, encarcelado por abusos a los derechos humanos, decisión que podría dividir al país tras las recientes elecciones.

El indulto por razones humanitarias es una gracia presidencial que se otorga cuando la salud de un prisionero es grave con peligro de muerte, hecho que hasta ahora no ha sido demostrado por los médicos en el caso de Fujimori.

Pero la posibilidad del "indulto humanitario" para el ex mandatario de 72 años, que cumple una condena de 25 años de prisión, ha cobrado fuerza en los últimos días en momentos en que el presidente García alista maletas para dejar el Gobierno y la salud de Fujimori parece haberse resquebrajado.

Fujimori, que ha sido operado varias veces para extirparle tumores de origen cancerígeno, fue trasladado de emergencia a un hospital la semana pasada por una "recaída" y permanecerá allí hasta el martes para su evaluación, según su médico.

"Yo presiento que se está preparando el terreno para liberar a Fujimori", dijo a Reuters la abogada del grupo defensor de los derechos humanos Aprodeh, Gloria Cano.

Fujimori fue condenado por ser "autor mediato" de la matanza de 25 personas por parte de un grupo de militares que actuaba bajo la sombra durante la gestión del ex presidente en la lucha contra rebeldes maoístas hace casi 20 años.

"Si se produce esto, denunciaremos al presidente García y pediremos una exhaustiva investigación", agregó.

Fujimori fue condenado por ser "autor mediato" de la matanza de 25 personas por parte de un grupo de militares que actuaba bajo la sombra durante la gestión del ex presidente en la lucha contra rebeldes maoístas hace casi 20 años.

El presidente García ya deslizó anteriormente la idea de indultar a Fujimori por razones humanitarias y la semana pasada el mandatario electo Humala tampoco descartó esa posibilidad argumentando que "nadie tiene que morir en la cárcel".

"Es una competencia presidencial, eso podría estar en la cancha del futuro presidente. Esta hipótesis no está cercana ahora, no es real, no hemos tratado eso hasta ahora en ningún momento", dijo a Reuters la legisladora oficialista Mercedes Cabanillas, una cercana colaboradora del presidente García.

Pérdida de peso. La activista Cano y políticos opositores al Gobierno dicen que García buscaría con el indulto mantener como aliado al partido de Fujimori, que obtuvo la segunda mayoría para el próximo Congreso unicameral en las recientes elecciones.

Además, su hija Keiko Fujimori logró una alta votación en la elección presidencial, aunque perdió por un ajustado margen frente al nacionalista Ollanta Humala en la segunda vuelta.

Según el médico de cabecera de Fujimori, el ex presidente ha perdido 10 kilos en lo que va del año como consecuencia de las últimas intervenciones quirúrgicas para extirparle tumores de origen cancerígeno que resultaron ser benignos.

"Si se comprueba una relación de las anteriores operaciones con su adelgazamiento habría una progresión de la enfermedad", afirmó el médico Alejandro Aguinaga.

"El no solamente tiene una patología de origen canceroso sino otros que mellan su salud: la hipertensión, los problemas circulatorios, las piernas se le hinchan", refirió.

Al ingresar al hospital, imágenes de televisión lo mostraron delgado y cuando un reportero le preguntó sobre su salud, movió la mano de un lado para otro en un gesto para decir más o menos.

La posible liberación también tiene otras rutas.

Actualmente, la máxima autoridad judicial (el Tribunal Constitucional) tiene pendiente responder un recurso legal planteado por la defensa del ex presidente que abriría la puerta para pedir la nulidad de la sentencia a Fujimori, alegando que hubo vicios procesales durante el juicio.

El abogado del ex presidente, César Nakazaki, dijo que en los próximos días presentará nuevos recursos legales para pedir la revisión de otras condenas a Fujimori como casos de corrupción, alegando que no tuvo un debido proceso.

Representantes y simpatizantes de Fujimori afirman que el indulto humanitario sería tomado como un acto de reconciliación por casi la mitad del país que votó por su hija en las elecciones presidenciales del 5 de junio.

Pero para otros, la excarcelación sería un duro golpe contra la defensa de los derechos humanos y daría una pésima señal al mundo respecto a la democracia peruana.