El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, anunció que hará una visita al departamento de Totonicapán, escenario de protestas en los últimos días por los asesinatos de seis indígenas a manos de militares ocurridos el 4 de este mes.

"Es parte de mi trabajo visitar el interior del país", dijo el mandatario este martes a última hora en referencia a su posible visita a ese departamento del altiplano guatemalteco, donde ayer miles de campesinos marcharon para expresar su repudio a los hechos.

El presidente guatemalteco tiene previsto reunirse hoy en la Casa Presidencial con los líderes de los 48 cantones de Totonicapán que organizaron la protesta del 4 de octubre contra el alza de las tarifas por el servicio de energía eléctrica y en rechazo a la iniciativa de Pérez por reformar la Constitución.

"Estamos interesados en escucharlos y ver qué acciones se pueden tomar para dar respuesta a las demandas que han planteado", comentó Pérez, citado por DPA.

Durante la reunión, un equipo gubernamental pondrá al tanto a los líderes indígenas sobre las medidas que se adoptarán para resarcir a las familias de las víctimas.

El pasado sábado, durante una marcha conmemorativa por la Revolución del 20 de octubre, manifestantes con el rostro cubierto atacaron con violencia la sede del Ministerio de Gobernación (Interior) y señalaron a las fuerzas de seguridad por su responsabilidad en la muerte de los campesinos.

El ministerio Público acusó a un coronel del Ejército y ocho soldados como responsables de los disparos contra los manifestantes.

Los nueve militares quedaron ligados al proceso y con prisión preventiva en una cárcel de la brigada Mariscal Zabala, en las afueras de la capital.

La semana pasada, la Corte Suprema de Justicia rechazó por "improcedente" una solicitud de antejuicio contra al presidente Pérez y su ministro de la Defensa, Ulises Anzueto, como responsables por las muertes de los campesinos, promovida por el principal partido opositor, Libertad Democrática Renovada (Lider).