Ciudad de Guatemala. La justicia de Guatemala condenó el martes a 6.060 años de prisión a cuatro ex militares por el asesinato de 201 indígenas en 1982, en el primer fallo judicial por una matanza ocurrida durante la guerra civil.

Los condenados son Carlos Carias, Manuel Pop, Reyes Collin Gualip y Daniel Martínez Hernández, quienes eran inspectores de la Escuela de Kaibiles -soldados de élite del ejército guatemalteco- en el departamento de Petén cuando ocurrió la masacre en el poblado de Dos Erres.

"Los acusados son responsables como autores del delito de asesinato cometido contra la vida e integridad de la población de las Dos Erres", citó la resolución del Tribunal Primero de Alto Riesgo.

Cada uno de los acusados recibió 30 años de sentencia por el asesinato de cada una de las víctimas, más otros 30 años por delitos contra los "deberes de la humanidad", con lo que acumularon 6.060 años, sin embargo según el código penal local, la pena máxima permitida es de 50 años.

Matanza. La matanza se registró en diciembre de 1982, cuando unos 40 kaibiles, expertos en contrainsurgencia, ejecutaron la orden de matar a todos los pobladores.

En el cruento episodio fueron ejecutados hombres, mujeres, niños y hasta bebés.

La investigación del Ministerio Público (MP) demostró que el Ejército ordenó la incursión a la aldea porque meses antes, en octubre de 1982, las fuerzas armadas perdieron en ese lugar unos 40 fusiles, en apariencia, a manos de la guerrilla.

Por este caso, el MP pidió la captura de otras 14 personas implicadas.

El informe para la Comisión del Esclarecimiento Histórico (CEH) determinó que la guerra civil, que se extendió de 1960 a 1996, dejó unas 200.000 personas muertas y 40.000 desaparecidas, la mayoría a manos del Ejército.

Los juicios contra militares acusados de graves violaciones a los derechos humanos han fluido poco a poco desde los acuerdos de paz que cerraron el conflicto.