Ciudad de Guatemala. Guatemala declaró fugitivo este jueves al ex presidente Oscar Mejía, tras ordenar su arresto para enfrentar cargos de genocidio durante la guerra civil de 36 años de este país centroamericano.

Mejía, de 80 años, es buscado por presuntamente ordenar masacres en Ixil, región indígena quiché, cuando se desempeñaba como jefe de las fuerzas armadas en 1982-83, la etapa más sangrienta del conflicto, bajo el mandato del dictador Efraín Ríos Montt.

Un tribunal liberó la noche de miércoles la orden de arresto contra Mejía, quien encabezó un golpe de Estado contra Ríos Montt y ocupó la presidencia de 1983 a inicios de 1986.

La policía inspeccionó cuatro casas en la capital pero no logró encontrar a Mejía, por lo que la fiscalía general lo declaró como fugitivo.

La guerra civil, que fue de 1960 a 1996, enfrentó a la fuerzas gubernamentales con guerrillas de izquierda, dejó un saldo de unas 250.000 personas muertas, en su mayoría indígenas mayas.

Una comisión de la verdad respaldada por Naciones Unidas concluyó que el Ejército cometió cientos de masacres.

El mes entrante los guatemaltecos acudirán a las urnas para elegir al sucesor del izquierdista Alvaro Colom, cuya administración comenzó a llevar a criminales de guerra ante la justicia.

El general retirado Otto Pérez encabeza los sondeos de opinión de cara a los comicios.