Tegucigalpa. El presidente de Guatemala, Otto Pérez, no logró este sábado obtener el respaldo de la región para impulsar la propuesta de despenalizar el uso de las drogas como medida para combatir el narcotráfico en Centroamérica.

En un claro mensaje sobre su postura acerca de la propuesta guatemalteca, los presidentes Porfirio Lobo, de Honduras; Daniel Ortega, de Nicaragua; y Mauricio Funes, de El Salvador; declinaron a última hora asistir a la reunión de mandatarios del Sistema de Integración Centroamericana (Sica) que había sido convocada para discutir el problema de las drogas en la región.

La controversial propuesta fue debatida este sábado en Antigua, Guatemala, únicamente con la participación del presidente Pérez Molina y los mandatarios de Panamá, Ricardo Martinelli, y de Costa Rica, Laura Chinchilla.

El resto de los países miembros del Sica estuvieron representados por delegados de cada gobierno y en el caso de Honduras, asistió el designado presidencial Samuel Reyes y la subsecretaria de Relaciones Exteriores, Salomé Castellanos.

Aunque en un principio se manejó la posible cancelación de la cumbre ante la ausencia de los presidentes de Honduras, Nicaragua y El Salvador, el mandatario guatemalteco decidió realizar el encuentro denominado “Nuevas rutas contra el narcotráfico”.

Trascendió que los presidentes centroamericanos habrían declinado en asistir al encuentro ante el desacuerdo con la agenda establecida para la cumbre.

En el caso de Honduras, la Casa Presidencial no informó por qué el presidente Lobo Sosa, quien es presidente del Sica, no viajó a Guatemala. Lobo ha manifestado públicamente su oposición a la medida de despenalizar las drogas.

Otra de las versiones que trascendieron es que los gobernantes habrían optado por esperar a conocer los alcances de la visita en la región del subsecretario de Estado Adjunto de Estados Unidos para la lucha antinarcóticos, William Brownfiel, antes de fijar cualquier postura acerca del problema de las drogas en Centroamérica.

Brownfield iniciará en Tegucigalpa una gira de cuatro días en la región en medio de los elevados índices de violencia y criminalidad vinculados al narcotráfico que afectan al istmo.

Propuesta. Durante la reunión de Guatemala, el presidente Otto Pérez volvió a reiterar que se requieren acciones “distintas” para enfrentar el problema del tráfico de drogas al señalar que ninguna de las medidas adoptadas en los últimos años han dado resultados.

Ante la ausencia de los presidentes de Honduras, Nicaragua y El Salvador, el gobernante guatemalteco dijo que el tema de la despenalización de las drogas puede ser hablado y discutido sin ser considerado como una propuesta.

Pérez indicó que se deben hacer a un lado los mitos y tabúes y llamó a la región a generar un debate que permita la creación de medidas que garanticen la disminución de las cifras de muertes a consecuencia del narcotráfico en Centroamérica.

“Tuvimos una reunión donde pusimos diferentes ideas para encontrar nuevas rutas para frenar el narcotráfico”, indicó Pérez.

Tras el encuentro se estableció esperar una nueva convocatoria de la presidencia del Sica para fijar una posición conjunta sobre el problema de las drogas en Centroamérica y plantearla en abril próximo durante la Cumbre de las Américas en Colombia.