Marco Augusto García, nuevo presidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif), máximo organismo empresarial de Guatemala, asumió el cargo la semana pasada, en un contexto de desafíos por la polarización electoral en el país.

El proceso electoral que celebrará Guatemala en septiembre está cargado de una radicalización alta, aún cuando ni siquiera se han inscrito los candidatos, dijo García, en una entrevista que brindó al matutino El Periódico.

"La polarización es bastante alta aún antes de ser inscritos los candidatos, lo cual puede llevarnos a una violencia electoral adicional a la criminal que sufrimos", apuntó el empresario azucarero.

El dirigente acusó al Gobierno de privilegiar el destino de fondos a medidas que le retribuyan votos en las próximas elecciones, mientras que descuida aspectos como la reconstrucción de infraestructura del país, tras los daños de la tormenta Agatha.

Asimismo, manifestó que está dispuesto a dialogar con el Gobierno, pero advirtió que no se podrá hacer mucho este año por el escenario político.

"Estamos abiertos al diálogo y propuestas hay, pero ya el Gobierno es muy poco lo que puede hacer de aquí al término de su mandato, porque básicamente lo que predomina es lo electoral", declaró a El Periódico.

García proviene de la presidencia de la Asociación de Azucareros de Guatemala (Asazgua). Llega a la dirigencia del CACIF por séptima ocasión, en los últimos 25 años.

En su experiencia al frente del Cacif sobresalen períodos impactantes para Guatemala, como la negociación del Acuerdo de Paz, el pacto fiscal y los gobiernos de Vinicio Cerezo, Jorge Serrano -que culminó en un autogolpe de Estado-, Alfonso Portillo y Óscar Berger.

García releva en el cargo a Carlos Amador, un empresario proveniente de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport).