El gobierno de Guatemala solicitará a Taiwán que se pronuncie respecto a las declaraciones del ex presidente Alfonso Portillo ante un tribunal en Nueva York, Estados Unidos, en las que admite que recibió un soborno de US$2,5 millones (Q20 millones) por parte de ese país.

Portillo debía utilizar su influencia para que Guatemala siguiera reconociendo a Taiwán diplomáticamente. Esa cantidad fue pagada con cinco cheques, emitidos en el 2000, tres de ellos fueron endosados por el ex presidente y depositados en una cuenta bancaria en Miami.

A cambio de declararse culpable y pagar US$2,5 millones (Q20 millones) a Estados Unidos, recibirá una reducción de pena. El próximo 23 de junio se emitirá la sentencia.

El presidente Otto Pérez Molina indicó que no ha recibido ninguna propuesta similar y recordó que "esas malas practicas que se dieron en hace catorce años están fuera de contexto".

"El presidente de Taiwán de esa época (Chen Shui-bian) está preso por mal manejo de recursos. Los mismos taiwaneses se dieron cuenta", reiteró el mandatario.

"Nos dimos cuenta ayer que es algo que aquí se manejaba a voces o se dijo en la región de Centroamérica y lo que hace el expresidente es confirmarlo al declararse culpable", agregó Pérez Molina.

El canciller Fernando Carrera dio a conocer que en su cartera existía un "fondo de apoyo" anual de US$1 millón (Q8 millones), el cual pidió que se destinaran a otros programas de carácter social porque daba mala imagen y podía causar dudas.