“Hoy demando de ustedes todo su empeño para cumplir el mandato constitucional con énfasis en la meta que les trazo: lograr la interdicción de las amenazas externas y contribuir a neutralizar a los grupos armados ilegales, mediante el empleo del poder militar, por medio de la recuperación y mantenimiento del control de los espacios aéreos, marítimos y terrestres”, dijo el mandatario.

Pérez Molina acudió este domingo a la Brigada Militar Mariscal Zavala, en la zona 17, para recibir el saludo del Ejército como su comandante general, acompañado de la vicepresidenta, Roxana Baldetti, su gabinete, los presidentes del Congreso y de las cortes Suprema de Justicia y de Constitucionalidad, Gudy Rivera, Thelma Aldana y Alejandro Maldonado, respectivamente.

Después de una oración dirigida por el capellán del Ejército y cantar el himno nacional —Pérez Molina, Baldetti, Rivera y algunos ministros, con el puño en el corazón, al igual que en la toma de posesión—, vinieron las palabras del ministro de la Defensa, general Ulises Anzueto.

“Nuestra Carta Magna estipula que los principios fundamentales del Ejército son la disciplina y la obediencia plasmadas en ella. Este acto militar simboliza esos principios y hace manifiesta nuestra subordinación al poder con el cual la ciudadanía lo ha investido al elegirlo democráticamente como nuestro gobernante”, expresó.

El momento cúspide de la actividad fue cuando Anzueto dijo: “En mi calidad de ministro de la Defensa Nacional, presento a usted, señor presidente constitucional de la República y comandante general del Ejército, el saludo en nombre de todos los soldados, hombres y mujeres de uniforme, quienes representan las unidades de las fuerzas de tierra, aire y mar que participan en esta ceremonia”.

Posteriormente, el mandatario recibió un espadín de la Escuela Politécnica, como presente del Ejército.

Demanda lealtad. En la parte final del discurso, Pérez Molina, al igual que sus antecesores, solicitó lealtad al Ejército.

“Estoy convencido y seguro de que, con la participación de cada uno de ustedes, vamos en estos cuatro años a hacer de Guatemala una Guatemala próspera y segura. Demando de ustedes su lealtad, su compromiso y su participación, y estoy convencido y seguro de que voy a contar con ella”, afirmó.

El gobernante también envió un mensaje directo a los jefes militares.

“Deseo también manifestarles que espero de los comandantes, jefes y directores el ejercicio de liderazgo efectivo y basado en principios y valores, que asegure en cada soldado, en sus diferentes fuerzas y jerarquías un alto sentido de responsabilidad, entusiasmo, comprensión y entereza en el cumplimiento de sus funciones”, agregó.

Más equipo. El mandatario ofreció recursos y tecnología para las fuerzas castrenses en busca de cumplir con el objetivo trazado de luchar contra el crimen organizado en todas sus formas, como amenazas externas y en apoyo a las fuerzas combinadas.

“Me comprometo a proporcionar al Estado de Guatemala, a través de sus fuerzas armadas, medios tecnológicos de vigilancia y control, movilidad y control terrestre, aéreo y naval, con la adquisición de vehículos terrestres, aviones de combate adecuados a nuestro territorio, así como guardacostas y lanchas rápidas, para lograr la interdicción y neutralizar el ingreso de drogas”, prometió.

Pérez Molina reiteró que se tiene previsto el reclutamiento de dos mil 500 efectivos para dos nuevas brigadas, las cuales estarán propuestas para junio.

Añadió que revisarán la iniciativa del sistema de monitoreo aéreo y terrestre, conocido como C4-i, el cual, con préstamos de Brasil y España, contempla la adquisición de aviones, radares y otro equipo.