El Tribunal Supremo Electoral (TSE) decidió modificar el acuerdo que centraliza las mesas de votación en las cabeceras municipales, porque los ministros de Gobernación y Defensa no garantizaron la seguridad en áreas conflictivas.

El acuerdo que antes centralizaba 25 circunscripciones electorales o centros de votación fue reformado y se redujo a 13, en diez municipios, lo cual afectará a 30 mil 330 votantes, según el TSE.

“Los ministros y sus representantes en ningún momento manifestaron que iban a tener la seguridad total de los centros de votación. No dijeron que garantizaban la totalidad de los que nosotros manifestamos que se quieren descentralizar”, afirmó el magistrado Ulises Gómez.

La presidenta del TSE, María Eugenia Villagrán, respaldó esa versión, al justificar la medida.

Divorcio de responsables. El ministro de Gobernación, Carlos Menocal, dijo en conferencia de prensa que el TSE no le ha entregado el mapa de riesgo para coordinar esfuerzos y que está cansado de que culpen a la Policía Nacional Civil de los hechos violentos relacionados con las elecciones.

Además, Villagrán ha sostenido que el Ministerio Público no ha investigado ni solicitado detenciones en casos de violencia postelectoral.

El fiscal de Libertad Democrática Renovada, Justo Pérez, reiteró su rechazo a la centralización de las mesas, por considerar que esa medida veda el derecho a elegir y ser electo a más de 30 mil ciudadanos, quienes pueden hacer la diferencia en la elección del próximo 6 de noviembre.

Pérez manifestó que presentará un recurso de nulidad contra el nuevo acuerdo, y recordó que el primero que habían solicitado fue rechazado.

El TSE prevé gestionar transporte público gratuito para las comunidades afectadas.