Ciudad de Guatemala. El presidente guatemalteco, Álvaro Colom, confirmó que el estado de sitio que permitía a las fuerzas de seguridad tomar el control dejará de operar debido a que se cumplió el propósito de detener a miembros del cartel de  Los Zetas.

El mandatario indicó que "estamos conscientes que estos delincuentes están esperando que nos retiremos para regresar, pero ninguna unidad de las fuerzas de seguridad se retirará".

La medida de excepción comenzó a regir el pasado 19 de diciembre de 2010, para expulsar a los narcotraficantes que se escondían mayoritariamente en fincas.

De acuerdo al balance entregado por el presidente Colom, el plan de emergencia permitió detener al menos a 20 integrantes de Los Zetas, entre ellos varios mandos medios, además se decomosió 230 fusiles, cinco avionetas, 28 autos y dinero en efectivo, cuya cifra aún no ha sido entregada.

Según detalló a la agencia Infobae, el ministro del interior de Guatemala, Carlos Menocal, el nivel de criminalidad descendió un 50% después de los operativos.

Y, detalló, se volvió a recuperar el control del departamento de Alta Verapaz, que estaba prácticamente en manos de Los Zetas.