Al menos 32 personas involucradas en la presente campaña electoral han sido asesinadas en Guatemala, entre ellas dos aspirantes a una alcaldía muertos a tiros por sicarios contratados por un candidato rival, informó la oficina del Procurador de Derechos Humanos a la Afp.

La campaña para los comicios del 11 de septiembre ha dejado hasta ahora cinco muertos más que en igual lapso de la contienda electoral de 2007, indicó el coordinador de observación electoral de la oficina del Procurador, Rolando Yoc.

"Este proceso electoral se ha convertido en un proceso violento en donde las víctimas mortales nos demuestran que "si no se toman medidas contundentes va a seguir enturbiando la transparencia y legitimidad de las elecciones", dijo Yoc.

La oficina del Procurador contabiliza este año 32 homicidios de personas involucradas en los comicios de septiembre, en los que será elegido el sucesor del presidente Álvaro Colom y serán renovados el Congreso los gobiernos municipales y los representantes del país al Parlamento Centroamericano.

Además, las intimidaciones y amenazas anónimas contra las autoridades del TSE y candidatos a puestos de elecciones popular siguen en aumento en Guatemala.

Ola de muertes. Durante los seis primeros meses de la campaña electoral de 2007 hubo 27 homicidios, cinco menos que ahora, según datos de la oficina del Procurador.

El primer asesinato incluido en el recuento ocurrió el 14 de enero en el departamento sureño de Jutiapa, donde desconocidos mataron a tiros al delegado regional del Tribunal Supremo Electoral, Hilario López.

La última víctima es José Emilio González, alcalde auxiliar y aspirante a la reelección en la aldea El Carmen, cerca de la capital.

El 29 de junio un comando armado irrumpió en la casa de Pablo Matías Pérez, candidato a concejal de la aldea norteña de Ixcán, y lo mató.

Las víctimas pertenecían a todo el espectro político guatemalteco, desde la socialdemocracia gobernante a los diferentes grupos de la derecha.

"Hay ocho departamentos (de los 22 del país) que ya tienen víctimas mortales vinculadas totalmente al evento electoral", dijo Yoc. La Policía detuvo el martes a un candidato a alcalde de un pueblo cercano a la capital acusado de mandar a asesinar a dos postulantes rivales y luego organizar un autoatentado para evitar sospechas, informó la fiscal general Claudia Paz y Paz.

El detenido es Luis Marroquín, candidato a la alcaldía del pueblo de San José Pinula, y las víctimas eran los candidatos Augusto Ovalle Barrera, asesinado junto a dos asistentes en un vehículo el 11 de junio, y Enrique Dardón, muerto a tiros mientras se atendía en una peluquería el 16 de junio.

"En los tres hechos coinciden las pruebas balísticas y en los dos asesinatos los candidatos habían sido invitados a participar en actividades predeterminadas", dijo la fiscal.

Yoc lamentó que la campaña electoral esté caracterizada por la violencia verbal, "especialmente (por parte de) los dos que encabezan la intención de voto de los guatemaltecos", el candidato presidencial opositor Otto Pérez Molina (favorito en los sondeos) y la aspirante oficialista y ex primera dama Sandra Torres.

"En lugar de encontrar programas de trabajo solo hay señalamientos de que (en el bando contrario) hay gente manchada de sangre, genocidas, ladrones y esto lo único que hace es crear un ambiente de violencia verbal", expresó el funcionario.

La campaña no solo ha estado marcada por la violencia, sino también por la incertidumbre, puesto que el Tribunal Electoral impugnó la candidatura de Torres, quien se divorció de Colom en abril para evadir una norma constitucional que prohíbe postularse al cónyuge del mandatario saliente.