Ciudad de México, Andina. La guerra contra el narcotráfico, implementada en México en doce de los 32 estados que conforman el país, se cobró en los últimos cinco años, la vida de 60 mil 420 personas, informó hoy la prensa mexicana.

Según el diario mexicano Reforma, en los dos últimos meses del año fueron ejecutadas 1 mil 250 personas, por lo que la cifra de 2011 superaría las 20 mil víctimas mortales.

Estos niveles posicionan la guerra de la droga por sobre la guerra en Irak, que duró casi 9 años. Incluso la de Afganistán sería menos sangrienta que la mexicana, afirmó por su parte el diario español ABC.

El 80,5% de la lista sangrienta se concentra en 12 de los 32 estados del país. El estado más afectado por la violencia es Chihuahua, con 12 mil 712 asesinatos en cinco años.

Ciudad Juárez es el punto más complicado. Se la considera la urbe violenta del mundo, con 191 homicidios por cada 100 mil habitantes. Allí, 12 mil niños quedaron huérfanos y 120 mil personas fueron desplazadas.

Los crímenes sangrientos comenzaron a tener protagonismo en 2006, destaca Infobae.com, y desde esa fecha los muertos se cuentan por decenas en cada ataque.

El Operativo Michoacán, que dispuso el presidente Felipe Calderón apenas asumió el poder, no logró revertir la violencia, pese al despliegue de más soldados en las zonas más peligrosas.

En 2006, al cártel de los Zetas se le adjudicaban 62 muertes. En 2007, ese número ascendía a 2 mil 826. En 2008, la cifra volvía a multiplicarse y alcanzaba las 6 mil 837 muertes; en 2009, las 11 mil 753; en 2010, las 19 mil 546; y desde principios de 2011 hasta el 31 de octubre, los asesinados fueron 19 mil 396.