Costa Rica, Honduras y Nicaragua ingresaron en una lista de países considerados por Estados Unidos como grandes productores o países de tránsito del narcotráfico, informó la Casa Blanca en la noche del jueves.

"Los países de América Central están siendo crecientemente utilizados para el tráfico de cocaína y de otras drogas", explicó el memorando firmado por el presidente Barack Obama, utilizado para "certificar" la lucha antidrogas en el mundo.

"Este problema creciente provocó que Costa Rica, Honduras y Nicaragua sean incluidos en la lista", añadió el memorando.

"Panamá y Guatemala, que ya estaban en la lista, son especialmente vulnerables a causa de su ubicación geográfica", explicó el texto.

La lista de certificación, que incluye a 21 estados, debe ser enviada por ley al Congreso cada año, para que determine a lo largo del año la política de colaboración antinarcóticos con esos países.

Esfuerzos. La inclusión en la lista "no significa necesariamente una consideración negativa de los esfuerzos antinarcóticos de sus gobiernos o del nivel de cooperación con Estados Unidos", recordó el memorando.

De los 21 países incluidos este año en la lista de certificación, solamente tres, Bolivia, Venezuela y Birmania, fueron designados como países que específicamente "fracasaron" en la colaboración contra el narcotráfico.

Obama decidió, sin embargo, no sancionar a Bolivia ni a Venezuela por "interés nacional", y seguir apoyando los programas antidrogas con dichos países. Birmania siguió siendo sometida a sanciones.

El narcotráfico ha crecido en la región centroamericana a causa de la presión que sufre el crimen organizado en México y Colombia, que también forman parte de la lista, explicó el memorando.

Por ello "son necesarias medidas reforzadas y efectivas para doblegar a los contrabandistas en los siete países del istmo" centroamericano, señaló el texto.

La lista de certificación anual de la Casa Blanca provoca resquemores en la región. Bolivia expulsó a agentes de la Administración Antidrogas (DEA por sus siglas en inglés) a causa de ello, y Venezuela también ha criticado acerbadamente a Estados Unidos en años anteriores.

Estados Unidos cuenta con una Iniciativa de Seguridad Regional de América Central (CARSI) con un presupuesto de unos 130 millones de dólares, complemento del denominado Plan Mérida organizado con México.

Decomisos. En 2010 se han decomisado 4.200 kilos de cocaína, y más de US$3,5 millones por estar vinculados al narcotráfico, según el vocero de la Secretaría de Seguridad de Honduras, Leonel Sauceda.

También se han decomisados vehículos, lanchas rápidas, teléfonos satelitales y armas de fuego, indicó el funcionario policial.

Lo que el gobierno no ha podido frenar son los ajusticiamientos entre bandas dedicadas al tráfico de drogas.

No es una sanción, es un gran desafío. El embajador de Estados Unidos, Hugo Llorens, dijo que la inclusión de Honduras en la lista de países afectados por el narcotráfico no es una sanción de su país, sino que es un espacio para poder tener mayores herramientas contra ese flagelo.

Indicó que la asistencia financiera de Estados Unidos hacia Honduras, para el combate a la narcoactividad, se podría incrementar a partir de la aparición del país en el listado.

"Como todos sabemos, Honduras enfrenta un desafío muy grande, los tiene a ustedes como un blanco".

Agregó que "tengo la impresión de que Honduras va por buen camino" por la creación de estructuras y parámetros legales para que "esto se dé vuelta".

Pero reconoció que Estados Unidos también es causante del tráfico de drogas, por ser el principal consumidor de alucinógenos y que su gobierno se empeña en detener ese crimen.