Madrid. La guerrilla colombiana no tiene campamentos en Venezuela y el presidente Hugo Chávez cumple con su compromiso de no permitir que se refugie en su país, dijo este martes el presidente Juan Manuel Santos, en una aseveración contraria a la que desató una crisis diplomática.

Durante una visita a España, el mandatario se refirió a su homólogo con tono amigable, que contrasta con las acusaciones lanzadas por su antecesor Alvaro Uribe acerca de que líderes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) se escondían en Venezuela con la complacencia de Caracas.

"Los campamentos que el presidente Uribe denunció seguían en donde él dijo que estaban, mi respuesta es ahí no están porque hemos comprobado que esos campamentos no están", dijo Santos en Madrid, de acuerdo con declaraciones transmitidas por la secretaría de prensa de la Presidencia de Colombia.

"El presidente Chávez me ha ratificado en varias ocasiones -y la última vez fue el sábado pasado- que él no permitiría presencia de terroristas en su territorio", precisó.

La denuncia hecha por Uribe en julio del año pasado llevó a Chávez a romper relaciones diplomáticas con Bogotá, lo que se sumó a la parálisis en el comercio bilateral que había ordenado antes en represalia por la firma de un acuerdo militar de Colombia con Estados Unidos.

Pero las relaciones diplomáticas y comerciales entre los vecinos andinos fueron restablecidas tres días después de que Santos asumió la presidencia, el 7 de agosto de 2010, y ambos mandatarios se han encontrado en tres ocasiones y han ratificado su interés por mejorar los lazos.

Santos también afirmó que creía y confiaba en que Chávez siga "cumpliendo su palabra" de no permitir la presencia de guerrilleros en territorio venezolano.

"Es más, el día de ayer (lunes) nos entregó dos guerrilleros que habían asesinado a tres infantes de Marina en la frontera y se habían escapado al lado venezolano, y nos los entregó", aseguró.

Uribe, desconfiado. Chávez, un militar de tendencia izquierdista que dice impulsar una revolución socialista en su país a favor de los más pobres, siempre negó vínculos con la guerrilla colombiana.

Colombia y Venezuela comparten una frontera terrestre de 2.219 kilómetros en la que existe presencia de guerrilleros, antiguos paramilitares de ultraderecha, narcotraficantes y contrabandistas.

Fuentes de seguridad acusaron a las FARC y al ELN de realizar ataques en Colombia y de huir a Venezuela para evadir la persecución militar.

Horas después de las declaraciones de Santos, Uribe puso en duda que la guerrilla colombiana no esté en Venezuela como lo aseguró su ex ministro de Defensa y sucesor.

"Dónde están cabecillas narco FARC: Iván Márquez, Romaña, Grannobles, Timochenko...? ¿Dónde están cabecillas narco ELN Antonio García, Gabino, mmm", preguntó Uribe a través de su cuenta de Twitter mencionando a algunos jefes rebeldes que al parecer se escondieron en Venezuela durante su Gobierno.

Santos -quien en España se reunió con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y con el Rey Juan Carlos- afirmó que no hay que bajar la guardia y que las FARC "aún no han sido derrotadas", por lo que "no estamos todavía en el paraíso".

En cuanto al grupo separatista vasco ETA que ha cometido actos delictivos en España, el mandatario colombiano aseguró que sí "está comprobado" su vínculo con las FARC, un grupo considerado terrorista por la Unión Europea y Estados Unidos.