Villavicencio, Colombia. Una misión humanitaria recibió este jueves en la selva de Colombia los restos de un policía secuestrado por la guerrilla de las FARC que murió en cautiverio, un acto con el que la familia busca acabar con un drama de años, dijo la Cruz Roja Internacional.

La misión humanitaria viajó en un helicóptero facilitado por Brasil desde el aeropuerto de Villavicencio, capital del departamento del Meta, 70 kilómetros al sureste de Bogotá, para recibir los restos del teniente coronel Julián Ernesto Guevara en medio de la jungla.

"En zona rural del departamento del Guaviare, las FARC-EP entregaron a delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), a la senadora Piedad Córdoba y a monseñor Leonardo Gómez Serna, los restos mortales de Julián Ernesto Guevara", dijo un comunicado del organismo humanitario.

Las Fuerzas Militares suspendieron las operaciones militares por 36 horas en una región del suroeste del país para facilitar la misión humanitaria que se realizó después de las liberaciones del sargento Pablo Emilio Moncayo, el martes, y del soldado Josué Daniel Calvo, el domingo pasado, luego de permanecer secuestrados por la guerrilla.

El oficial Guevara fue secuestrado por las izquierdistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en noviembre de 1998, durante un asalto a la ciudad de Mitú, la capital del selvático departamento del Vaupés.

El grupo guerrillero, el mayor que combate en el país sudamericano, informó que murió en enero del 2006, "por una extraña enfermedad", y desde entonces su madre, Emperatriz de Guevara, ha suplicado que le devuelvan los restos de su hijo para darle cristiana sepultura.

Drama de una madre. "Yo pensaría que no cerramos el ciclo, más bien lo abrimos, espero con la voluntad de Dios poder tener la fortaleza que necesito para en el menor tiempo posible dar por terminado esto, aunque un hijo nunca se olvida", dijo la mujer con llanto en los ojos.

"Llevamos casi 12 años de espera y borrarlos es muy complicado, espero salir adelante con la ayuda de Dios que ha sido mi bastón toda la vida", agregó.

Una vez que regrese la misión a Villavicencio, la señora de Guevara tendrá un espacio para reunirse con otros familiares frente a los restos, que posteriormente serán entregados al Instituto de Ciencias Forenses para que a través de una prueba de ADN compruebe si corresponden al oficial.

"Es un momento muy doloroso, pero al mismo tiempo sumamente crucial para la familia, en especial para Emperatriz de Guevara, la madre del policía fallecido", dijo Christophe Beney, jefe de la delegación del CICR en Colombia.

La recuperación de la osamenta pondrá fin de la misión humanitaria que se prolongó por seis días, desde cuando arribaron los helicópteros procedentes de Brasil.

"El hecho de poder ofrecer una sepultura digna a un ser querido es muy importante y necesario, puede constituir un verdadero alivio. En el mejor de los casos, permite iniciar un proceso curativo y ayudar a aceptar la pérdida del ser amado", agregó Beney.

Inicialmente la guerrilla anunció que no entregaría los restos de Guevara por las operaciones militares en la zona en donde se encontraban, pero a última hora suministró a Córdoba las coordenadas del sitio para que la misión los recuperara.

Las FARC, consideradas una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, anunciaron en abril del año pasado la entrega de los dos rehenes y de los restos de Guevara, pero no se concretó sino hasta ahora por las posiciones encontradas de las partes.

El presidente Alvaro Uribe exigió que las FARC liberaran en forma simultánea a todos los efectivos de las Fuerzas Armadas que mantienen plagiados en la selva y denunció que era parte de una estrategia de los rebeldes para ganar protagonismo y limpiar su imagen con las entregas graduales.

Pero después accedió a las liberaciones graduales y autorizó a Córdoba, a la Iglesia Católica y al CICR para conformar una misión humanitaria.