Bogotá. La guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) continúa haciendo atentados en medio del paro armado que anunció durante este fin de semana.

El más reciente ataque fue contra dos peajes en Tramo Río de Oro-AguaClara-Gamarra. Los puntos de recaudo hacen parte de la Ruta del Sol Sector 2, entre Norte de Santander y Cesar.

Hacia las 02:30 de la madrugada, guerrilleros llegaron de manera simultánea a los peajes ubicados en Platanal. Una vez allí, hombres  armados hicieron desalojar las casetas de recaudo para proceder a cargarlas con dinamita, que fue detonada generando el colapso de las estructuras.

Los trabajadores y vigilantes resultaron ilesos. Unidades del Ejército, que adelantan operaciones en zona limítrofe entre Norte de Santander y Cesar, llegaron al sitio donde, según versiones de habitantes de la zona, hubo enfrentamiento con los subversivos.

Desde la madrugada del domingo tras las detonaciones, el paso vehicular está restringido entre Ocaña, el Sur del Cesar, la Costa Atlántica y el interior del país. Este atentado se suma a la voladura del puente el pasado sábado también en el tramo Ruta del Sol cerca a Pelaya.

En los "paros armados" la guerrilla suele restringir mediante amenazas el desplazamiento de vehículos por carreteras, la movilidad de las personas y el comercio.

Entre tanto, la vía Ocaña-Cúcuta está desolada, pues no hay despacho de vehículos de servicio público y los particulares no se atreven a  transitar. Así mismo, los municipios del Catatumbo están paralizados pues la gente se abstiene de abrir negocios. 

Por su parte, en las vías de Antioquia una tractomula fue quemada. El hecho se presentó hacia las 6:30a.m. en el sector conocido como Socorro, en Puerto Valdivia.

Los conductores de dos tractomulas tuvieron que bajarse de estas por exigencias de guerrilleros, y uno de los vehículos fue incinerado en el lugar, mientras que el otro fue atravesado en la carretera para obstaculizar el paso. Un bus también habría sido quemado en el municipio de Toledo.

Este sábado se presentó un doble atentado por cuenta del inicio de "paro armado" del ELN. La guerrilla activó cargas explosivas en el caserío La Mata, en el municipio de Pelaya, Cesar, en donde resultó afectado el Puente Amarillo.

Un segundo hecho ocurrió en el sector de Boquerón, municipio de Curumaní, en donde "terroristas del ELN detuvieron una tractomula (camión) e hicieron denotar una carga explosiva afectando el pavimento".

En los "paros armados" la guerrilla suele restringir mediante amenazas el desplazamiento de vehículos por carreteras, la movilidad de las personas y el comercio. En esta ocasión, irá hasta las 6a.m. del martes 13 de febrero, según panfletos distribuidos por esa guerrilla.

Las negociaciones de paz entre el Gobierno colombiano y el ELN están paralizadas desde el pasado 10 de enero, tras una escalada de ataques perpetrados por esa guerrilla, luego de que concluyera un cese el fuego bilateral de cien días.

En la mañana de este domingo, el Ejército permitió el ingreso del personal del Invías que realizará las labores de limpieza de escombros para permitir el paso vehicular en el menor tiempo posible en los peajes atacados por el ELN.

“Una vez asegurada la zona en temas de seguridad, y luego del trabajo del personal de mantenimiento rutinario del Invías, se procederá a abrir el paso a los vehículos y reiniciar la operación de los peajes”, informaron el Invías y la Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía.